Donaire Rigondeaux pikAbril112013Nueva York.-Durante meses, Nonito Donaire y Guillermo Rigondeaux se han lanzado golpes a la distancia, pero se acerca el momento en que lo hagan frente a frente sobre el encordado del Radio City Music Hall de Nueva York.

El mundo conocerá quien es el mejor supergallo el 13 de abril, cuando el “Flash” filipino Donaire (31-1-0, 20 KOs) y el “Chacal” cubano Rigondeaux (11-0.0, 8 KOs) unifiquen sus respectivas coronas de la Organización Mundial (OMB) y de la Asociación Mundial (AMB) en las 122 libras.

Es justo hacer una precisión: ninguno de los dos ha sido irrespetuoso con el otro en las declaraciones previas. No han existido los insultos y groserías que proliferan en el mundo del boxeo y denigran más al que las expresa que al adversario. No. La tónica ha sido diferente. Muy diferente.

Donaire, quien no conoce el revés en los últimos 30 combates, ha expresado que Rigondeaux carece del nivel para enfrentarlo, que sus peleas son monótonas y que el campo amateur nada tiene que ver con el profesional. Pero ni una solo palabra ofensiva, de esas que parecen salidas del bajo mundo.

Rigondeaux, bimonarca olímpico en Sidney-2000 y Atenas-2004, ha reclamado hasta el cansancio la oportunidad de medirse al astro tagalo. E igualmente sus comentarios han tenido la misma ética y tono. Nada por lo cual avergonzarse o retractarse.

Ya instalados en la ciudad de los rascacielos y a escasas horas del pleito, ambos reconocieron la calidad del rival en un cambio de actitud, como prueba de que los verdaderos guerreros emiten sus más firmes palabras en un solo lugar: el ring.

“Respeto mucho la habilidad de Rigondeaux y el reto que representa para mi enfrentar a este tipo de rivales, pero trabajé muy duro para llegar hasta aquí y vengo preparado para defender mi corona con todo”, dijo Donaire, quien nació en Talibon, Filipinas, pero reside desde hace años en San Leandro, California.

Monarca en cuatro categorías diferentes, Donaire ganó los cuatro combates del pasado año, que le valieron para ser proclamado Mejor Boxeador de 2012 por la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos.

Púgil de guardia zurda, el “Chacal” Rigondeaux se ha caracterizado a lo largo de su carrera (amateur y profesional) por tener un exquisito contragolpeo, asemejando a un cazador que espera el momento oportuno para dispararle a la presa.

“Voy a enfrentar al mejor boxeador en las 122 libras que es Donaire y lo voy a vencer para demostrar que soy el rey indiscutible de esta categoría”, expresó “El Chacal” Rigondeaux, quien alcanzó la corona de la AMB con solo siete peleas profesionales, tras disputar cerca de 400 en el campo aficionado.

Donaire reconoció que tenía un compromiso con los neoyorquinos, ya que no había tenido un buen desenvolvimiento en su anterior compromiso en la capital del mundo tres años antes.

“Siento que le debo a la afición de aquí una gran pelea”, señaló Donaire. “La única vez que he peleado aquí en octubre de 2010 no hubo una gran pelea, pues mi rival (el argentino Omar Narváez) no se prestó para dar espectáculo. Creo que esta vez sí tendré un rival que quiere ganarme y dar una gran pelea también”.

Comenta sobre este articulo