alvarez pikabril172013Un enemigo invisible y taimado amenaza la tranquilidad de la pelea unificatoria de la división superwelter entre el mexicano Saúl Álvarez y el estadounidense Austin Trout, el 20 de abril en San Antonio, Texas: el terrorismo.

Invicto en 42 combates, “Canelo” Álvarez, monarca del Consejo Mundial (CMB) expondrá su corona por sexta ocasión, en tanto “No Dudas” Trout, titular de la Asociación Mundial (AMB) salta al ring con su cinturón por quinta oportunidad.

El criminal atentado contra el Maratón de Boston, que cobró la vida de tres personas, entre ellas la de un niño de ocho años, ha obligado a extremar las medidas de seguridad a los organizadores del pleito entre Canelo y Trout, pues decenas de miles de personas asistirán al Alamodome, de Texas.

El presidente del CMB, José Sulaimán, ha solicitado a las autoridades del estado que pongan “atención especial” a esa velada, porque podría ser un importante objetivo para mentes irracionales y cobardes, que a través de sus actos intentan acabar con la vida de inocentes y en consecuencia con la tranquilidad de las contiendas deportivas.

“Nuestra organización se va a dirigir al Departamento de Seguridad Pública de Texas para que haya una atención especial en la función, pues esa noche habrá una asistencia mayor a los 40 mil espectadores”, declaró Sulaimán sobre la postura del CMB.

Y resulta objetivo solicitar las fórmulas que permitan a los asistentes disfrutar del enfrentamiento con absoluta seguridad, pues en los últimos seis meses en Estados Unidos han explotado 172 bombas caseras, de acuerdo con informaciones gubernamentales reveladas en las últimas horas.

Lo más preocupante y dramático es que el funcionario reveló en un correo electrónico que “se espera que los ataques con IED (artefacto explosivo improvisado) de parte de extremistas violentos y domésticos continúen en todo Estados Unidos”.

La vigilancia se ha reforzado a lo largo de la gran nación estadounidense, poniendo énfasis en las instalaciones y eventos deportivos, donde se concentran miles de personas. Todas las fuerzas de seguridad trabajan en forma mancomunada buscando evitar un nuevo atentado y que no se derrame otra gota de sangre inocente.

Bajo estas lamentables circunstancias, de gran incertidumbre en Estados Unidos,”Canelo” Álvarez y “No Doubt” Trout subirán al cuadrilátero para ofrecer lo mejor de si en el Alamodome, donde millones de seguidores del pugilismo tendrán puesta su mirada.

Y ese espectáculo merece, como todos, efectuarse con la mayor tranquilidad. El terrorismo no debe (y ojalá no pueda) quitarnos el disfrute de la noble actividad física.

Comenta sobre este articulo