ZabJudahEste sábado en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, el veterano Zab “Super” Judah buscará una vez más regresar a la cima de una categoría divisional cuando enfrente al campeón unificado de peso súper ligero por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Danny “Swift” García.

Hace ocho años que Judah no tiene una pelea de esta magnitud, en donde se enfrenta a un soberano de varios organismos en forma simultánea y portador de la distinción que lo acredita como el número 1 y campeón lineal de una categoría -el cinturón de la revista The Ring-. Eso ocurrió el 2 de febrero de 2005, cuando noqueó en nueve rounds a su compatriota Cory Spinks, proclamándose así monarca indiscutido del peso welter.

Actualmente Judah tiene 35 años de edad y por el nivel mostrado en sus últimos combates, es evidente que no es ni la sombra de aquel que derrotó a Spinks. En cambio Danny García, quien es diez años menor, viene desarrollándose en gran forma y en cada pelea muestra avances.

García marcha invicto en veintiséis peleas profesionales y a mediados del año pasado pulverizó al inglés Amir Khan en solo cuatro rounds. El mismo Khan que un año antes había noqueado a Judah en cinco asaltos.

Si nos basamos en el rival que tienen en común y en nivel en el que ambos se encuentran, tenemos que deducir que García debe resultar vencedor, ya que compiten en dos ligas diferentes dentro del boxeo. Uno se encuentra en decadencia y su victoria más resonante de los últimos años fue una que le adjudicaron sin merecerlo ante Lucas Matthysse; mientras que el otro viene de haber tenido un excelente 2012 en donde capturó dos de los cuatro cinturones reconocidos como mundiales en el peso súper ligero.

Si a ello le sumamos que debido a circunstancias que pasan recurrentemente en este deporte, Judah no ha peleado en un año. Su último combate se celebró el 24 de marzo de 2013 y en el mismo noqueó en siete rounds al entonces invicto Vernon Paris.

Un hándicap para Judah sería que al ser nativo e Brooklyn, la localía le favorece. En su pelea contra Paris, que fue en esa misma ciudad, el público se le entregó y le alentó desde el primer campanazo.

Para un boxeador joven, pelear como local probablemente le genere mucha tensión y presión, pero para alguien como Zab, que ha calzado los guantes por más de dieciséis años y que ha protagonizado 49 peleas profesionales desde su debut, ser local juega a su favor.

¿Qué opina usted amigo lector, podrá Judah dar la sorpresa ante García o será derrotado tal como marca la lógica?

Crédito Fotos: Scott Heavey, Getty Images

Comenta sobre este articulo