oDonaireoRigondeaux pikmayo142013México.-El flamante campeón mundial mexicano de la división pluma Abner Mares “puso la mesa” para un posible combate frente al cubano Guillermo Rigondeaux o ante el filipino Nonito Donaire, derribando obstáculos para que se efectúe en las 122 libras.

Mares (26-0-1, 14 KOs) conquistó la faja de las 126 libras, versión Consejo Mundial (CMB), al derrotar por nocaut en el noveno asalto a su amigo y coterráneo Daniel Ponce de León, el 4 de mayo en Las Vegas.

Ratificando que es un peleador de grandes cualidades, Mares, de 27 años, propinó par de caídas a Ponce de León en el segundo y noveno asaltos, cuando el árbitro Jay Nady detuvo la pelea.

Para enfrentar a Ponce de León y en busca de nuevos derroteros, Mares dejó vacante la faja supergallo de la misma entidad, que había alcanzado ante el puertorriqueño Eric Morel, el 21 de abril del pasado año, en el Paso, Texas.

Siete meses Mares retuvo la corona versus el panameño Anselmo “Chemito” Moreno, con idéntico fallo unánime en el Staples Center, de Los Ángeles.

“A mí me interesa dar buenas peleas, ya sea en súper pluma o quedarme en peso pluma, incluso estoy dispuesto a bajar a peso súper gallo otra vez para enfrentar a Nonito o Rigondeaux”, dijo Mares a la cadena deportiva “ESPN”. “Donde me ofrezcan una buena pelea ahí voy a estar”.

Mares y Rigondeaux (12-0-0, 8 KOs) se enfrentaron por única vez durante la final de los Juegos Panamericanos, en Santo Domingo-2003, con triunfo y la medalla de oro por puntos para el “Chacal”, nacido en el oriente cubano hace 32 años.

Sobre el triunfo de Rigondeaux ante Donaire, el mexicano Mares opinó: “Soy consciente de que los estilos hacen las peleas. Nonito intentó por momentos descifrar el estilo de Guillermo, pero a Nonito le faltó decisión y yo pienso que es lo que tengo, tengo la decisión y sé que le puedo ganar a Rigondeaux, es por eso que lo estoy retando”.

Rigondeaux, por su parte, expresó también su disposición para rivalizar con el consagrado púgil azteca, que solo ha tenido un empate en su carrera y ocurrió ante el colombiano Yonnhy Pérez, cuando disputaban el cinturón de la división gallo, versión Federación Internacional (FIB), el 22 de mayo de 2010, en el Staples Center, de Los Ángeles.

“Mares es un buen boxeador, tiene talento, pero yo no tengo problemas en pelear con él”, dijo Rigondeaux. “De hecho ya lo hice cuando éramos amateur. El que quiera pelear conmigo, estoy a su disposición”.

Comenta sobre este articulo