Narvaez pikmayo262013Buenos Aires.-El argentino Omar Narváez, campeón mundial supermosca de la Organización Mundial (OMB) venció por fallo dividido al mexicano Felipe Orucuta, el 25 de mayo en Buenos Aires, la capital argentina.

Para “Huracán” Narváez (39-1-2, 20 KOs) fue la octava defensa exitosa del título, que consiguió por unanimidad y en forma inobjetable ante el nicaragüense Everth Briceño, el 15 de mayo de 2010.

Ahora la situación fue distinta. Bien distinta. El “Gallito” Orucuta (27-2-0, 23 KOs) se presentó “picando” sin parar y como un verdadero “huracán” sobre el ring instalado en el emblemático Luna Park, en tanto Narváez sintió el rigor del empuje de su rival, 10 años más joven.

La votación de los jueces deja mucho margen a las dudas. Dos de ellos se inclinaron 115-113 por el púgil local, en tanto el tercero vio el pleito favorable al incansable mexicano por 118-110. Un contraste inexplicable.

Desde la percepción de Zona de Boxeo Narváez no mereció salir con el brazo en alto. Estadísticamente Orucuta pegó a razón de 3-1 y hubo asaltos en los que el margen resultó mayor.

Después de un comienzo de estudio y pocos golpes, Orucuta se lanzó a partir del segundo como un vendaval sobre Narváez, quien se replegó evitando el cuerpo a cuerpo. Dados su mayor alcance y estatura, parecía un contrasentido que el azteca se lanzara a combatir en el cuerpo a cuerpo. Y quizás la táctica empleada desestabilizó el plan de Narváez.

El monarca tuvo episodios en los que llegó con ambas manos al rostro y el cuerpo de Orucuta, pero este se mantuvo desembarcando sus manos y lanzando la mayor cantidad de golpes en los intercambios.

Si hasta el octavo round el pleito presentó bastante nivelación, en los últimos cuatro Orucuta se encargó de inclinar la balanza a su favor. No cesó de impactar en el cuerpo y el rostro de un Narváez, que se replegaba por todo el encordado tratando de evitar las puños de su adversario.

Inmerecida la victoria para Narváez que fue favorecido debido a su condición de campeón y por exponer el título ante su público en Buenos Aires.

Comenta sobre este articulo