Beristain26 pikmayo272013El manejador veracruzano Ignacio “Nacho” Beristain regresa a México tras un intento fallido por conseguir a su campeón número 26 en el boxeo profesional en la figura del mexiquense Felipe “Gallito” Orucuta, quien el pasado sábado en Buenos Aires, Argentina, sucumbió por decisión dividida ante el campeón mundial súper mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) Omar Narváez.

Quince días antes en Yorkshire, Inglaterra, estuvo en la esquina de Julio “Pollito” Ceja, quien al ser derrotado por decisión mayoritaria por el local Jamie McDonnell, se quedó sin poder agenciarse el fajín mundial gallo de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) que se encontraba vacante.

En los dos casos, los pupilos de “Nacho” tenían altas probabilidades de alzarse con la victoria, ya que ambos son considerados de los mejores contendientes mexicanos que se mantienen activos.

Por esa razón sus apoderados decidieron ponerlos en manos del miembro del Salón de la Fama de Canastota (Nueva York, EEUU) poco antes de recibir la oportunidad de contender por las fajas mundiales, lamentablemente ninguno de los dos logró coronarse.

No existe alguna duda de que Ignacio Beristain es el mejor manejador mexicano, pero la crítica hacia su figura radica en que a la mayoría de los boxeadores a los que ha convertido en campeones son talentos hechos en otros gimnasios.

A principios de este año el apoderado de Julio “Pollito” Ceja, el tijuanense Antonio “Cañitas” Lozada, optó por llevar a su peleador a la cuadra de “Don Nacho”, apostando a que esa forma las oportunidades se incrementarían cuando llegara la oportunidad por la corona. Ceja ya era el contendiente número 1 del mundo por la FIB y era cuestión de tiempo para que se materializara.

Julio Ceja, que fue forjado por el también veracruzano Agustín “Zorrita” Luna y es injusto que se haya sacado del camino a este último a un paso de que el novel peleador discutiera una oportunidad de esa envergadura, pero así es el boxeo.

En el caso de Felipe Orucuta, él trabajó mucho tiempo con Rudy Pérez y posteriormente retomó su trabajo Pablo Cano, quien fungía como asistente de Pérez. Pero Beristain alega que anterior a todo eso el peleador estuvo bajo su tutela.

Lo cierto es que Orucuta llegó al Romanza como un peleador ya hecho y con potencial para convertirse en campeón del mundo, y eso hace más fáciles las cosas para cualquier manejador.

Los talentos siguen llegando a las manos de Beristain, el sinaloense Carlos “Prícipe” Cuadras podría ser el siguiente en recibir la oportunidad y tal vez él sí pueda convertirse en el campeón número 26.

Créito Foto: Promociones del Pueblo

Comenta sobre este articulo