Jelena Mrdjenovich_02062013

Edmonton.-En un sangriento combate, la canadiense Jelena Mrdjenovich cumplió con las cábalas al derrotar por decisión técnica a la puertorriqueña Melissa Hernández, el 1 de junio, en el Show Conference Centre, de Edmonton, Canadá.

Era el tercer combate entre ambas (“a la tercera va la vencida”) y en los dos anteriores se impuso la boricua, el primero por fallo dividido en junio de 2011 y el otro por unanimidad el 14 de septiembre del pasado año.

Con la victoria, Mrdjenovich (29-9-1, 14 KOs) le arrebató a Hernández (18-4-3, 6 KOs) la faja pluma del Consejo Mundial (CMB).

Una enorme herida en la frente de Mrdjenovich, de la cual fluía abundante sangre, obligó al árbitro Len Koivisto a detener el combate después de transcurridos dos minutos del sexto asalto.

En ese momento las tarjetas de los tres jueces favorecían a la boxeadora local. Joel Scobie dio 57-56, John Braak 58-55 y Brian Giesbrecht 58-55.

“Sabía que Jelena estaba teniendo problemas para ver, porque la sangre le cubría toda la cara”, dijo Hernández al referirse a la herida de su rival, que ocurrió en un choque de cabezas en el segundo asalto. “A pesar de ello combatía con mucha fiereza”.

Milan Lubovac, entrenador de Mrdjenovich, aseguró que era el peor corte que había visto en sus 30 años vinculado al boxeo y que por mucho que se esforzaron no podían detener la sangre.

“Era muy profundo, justo hasta el hueso”, aseguró Lubovac. “Nunca había visto algo similar y sentía gran impotencia por no poder impedir que siguiera fluyendo el líquido”.

Casi de inmediato de abrirse la herida, Mrdjenovich incrementó los intercambios en busca de poder acumular los puntos que le permitieran tener ventaja en las tarjetas de los oficiales si detenían el pleito.

Una combinación de golpes al cuerpo con un derechazo a la cabeza hizo caer a Hernández a mitad del quinto episodio. Después siguió el ataque de la local, pero no pudo derribar nuevamente a su oponente.

“No sé si yo podría haber hecho eso con una herida similar”, reconoció la boricua, residente en Miami. “Fue algo muy valiente”.

Comenta sobre este articulo