LaraPerro pikjune102013Había que llevar al límite al cubano Erislandy “El oro de Guantánamo” Lara para hacerlo sacar lo mejor de sí y verlo convertirse en lo que hoy es: un campeón en toda la extensión de la palabra.

La inconsistencia era el principal problema que se encontraba en este pugilista, del que desde su debut se argumentaba que estaba destinado a convertirse en un gran campeón, sin embargo tuvo que llegar a estas circunstancias, en las que su rival del sábado, Alfredo “El Perro” Angulo, llevó sus capacidades físico-atléticas a un extremo en el que finalmente se vio obligado a explotar.

Cayó a la lona en un par de ocasiones y fue expuesto a un tremendo castigo a la zona media del cuerpo. Pero nada de eso pudo detenerlo, ya que se presentó en un excelente estado físico y con una gran estrategia, que lo llevaron a detener por nocaut técnico en diez rounds a uno de los mejores contendientes de peso súper welter.

“Angulo es un gran boxeador, ya lo demostró, me conectó golpes y me llevó al piso, pero bueno supe reponerme, concentrarme bien y pude terminar la pelea con un gran golpe,” dijo Erislandy Lara luego de ser declarado ganador.

El golpe con el que lastimó al “Perro” Angulo, quien dio la espalda en señal de rendición debido a que sintió un dolor en su ojo izquierdo, fue un recto de izquierda que Erislandy estuvo conectando durante toda la pelea.

Al final de la lucha el ojo de Angulo presentaba una gran hinchazón y se presume que podría haber sufrido fractura en el hueso orbital de su ojo.

“Ya en el 8vo round ya le vi la cara a él que estaba bien golpeada y creí que con un buen golpe que yo pudiera dar se podía terminar la pelea,” comentó Lara durante la conferencia de prensa que se realizó al final de la pelea.

El mal desempeño ante Martirosyan quedó en el pasado y la atmosfera en la que Lara camina en estos momentos luce tan alentadora que cualquiera que sea la dirección que tomen sus manejadores, el fanático estará apoyándolo de forma incondicional.

Erislandy Lara se ha ganado el respeto del mundo del boxeo con esta soberbia demostración y es momento de que ingrese a la elite del pugilismo rentado.

Este boxeador vale su peso en oro.

Crédito Fotos: Esther Lin, Showtime

Comenta sobre este articulo