Maidana lpqpikjune102013La empresa Golden Boy Promotions ha construido tal reputación en los Estados Unidos, que cada vez que presentan un programa boxístico mandan un mensaje al fanático de que será espectáculo garantizado.

Se les podrá criticar de quemar muy rápido a los boxeadores, pero no se puede ocultar que su trabajo de “matchmaking” es asombroso.

Gente como Eric Gómez y Robert Díaz deben de sentirse orgullosos de que el producto que le están vendiendo a los aficionados es de excelente calidad, en el cual sin objeciones están enfrentando a los mejores contra los mejores.

Por mucho tiempo se siguió la fórmula de construir reputaciones de pugilistas a base de estrategias de marketing y fabricación de records, para entonces venderlos a la televisión como titanes del cuadrilátero.

Al final la televisión es quien paga los sueldos de las peleas principales con ese pretexto se pervirtió el verdadero sentido del boxeo hasta creer que hacia ellos se tenían que encaminar las promociones.

Hoy la realidad de este deporte ha cambiado y hay gente emprendedora que intenta regresar a donde inició todo.

Golden Boy Promotions está persuadiendo al aficionado para que vuelva a las arenas. Se batalló mucho para lograrlo, pero podemos decir que siempre que se programen buenas peleas en una cartelera, el aficionado comprará su boleto y hará acto de presencia.

La noche del sábado en la cancha de tenis del Home Depot Center de Carson, California, se aglutinaron a 8,629 aficionados, rompiendo record de asistencia en ese escenario.

El evento estelar fue entre los pesos welter Marcos “El Chino” Maidana y el mexicoamericano Josesito López, y el plato semifinal estuvo a cargo del cubano Erislandy Lara y el mexicano Alfredo “El Perro” Angulo.

El pasado 20 de abril en el Alamo Dome de San Antonio, Texas, el combate entre Saúl “Canelo” Álvarez y Austin “No Doubt” Trout convocó a 38 mil aficionados con boleto pagado.

Las entradas en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, siempre son notables y la respuesta es la misma en los diferentes recintos de Ontario y Los Ángeles.

En México algunos promotores están siguiendo esta nueva corriente y aunque a veces se ven en la necesidad de regalar una gran cantidad de boletos para que el público llene los inmuebles, el sentido es el mismo, presentar carteleras con peleas niveladas en un intento de regresar a donde comenzó todo.

Lo que el público quiere ver son peleas competitivas.

Crédito Fotos: Esther Lin, Showtime

Comenta sobre este articulo