GennadyMacklin pikjune302013Solo bastaron siete minutos y 20 segundos del combate frente al británico Matthew Macklin para ratificar lo que es una verdad irrefutable: el kazajo Gennady Golovkin tiene dinamita en los puños.

Después de pegar con precisión de relojero en los dos primeros asaltos, en el tercero “GGG” Golovkin desembarcó un gancho de derecha a la mandíbula, seguido de otro de izquierda al hígado, que hicieron caer de bruces a Macklin el sábado 29 de junio, en el MGM Grand Theatre de Mashantucket, Connecticut.

El árbitro estadounidense Eddie Cotton hizo el conteo reglamentario y decretó el fin de las acciones al ver que Macklin no se recuperaba y continuaba doblado sobre la lona.

Hasta el lugar y con el propósito de auxiliarlo fueron el médico y los asistentes de Macklin, quien parecía fulminado por un rayo tras el impacto.

“Es el mejor boxeador que me he enfrentado en toda mi carrera”, dijo unos minutos después Macklin, vencido el pasado año por Sergio “Maravilla” Martínez y en 2011 por el alemán Félix Sturn, cuando disputaban la corona de la Asociación Mundial (AMB) en Colonia, Alemania.

Para el invicto Golovkin (27-0-0, 23 KOs) fue la decimocuarta victoria consecutiva por la vía del sueño, la anterior ante el japonés Nobuhiro Ishida, al que demolió también en el tercer round, en Montecarlo, uno de los distritos del Principado de Mónaco.

Radicado desde hace años en Alemania, Golovkin, de 31 años retuvo por octava ocasión la faja de la Asociación Mundial (AMB) y por quinta la de la Organización Internacional (OIB).

“Fue un golpe de suerte, no me propuse terminar la pelea así”, dijo con humildad Golovkin ante las cámaras, minimizando la demoledora fuerza de sus puños, que lo hacen un temido adversario en las 160 libras.

Y aunque Golovkin no respondió si su objetivo inmediato sería el argentino “Maravilla” Martínez, el estadounidense Peter “Kid Chocolate” Quillín o el mexicano Julio César Chávez Jr., la respuesta llegó horas antes a través de su entrenador Abel Sánchez.

“En dependencia de cuán espectacular sea la victoria ante Macklín, será un incentivo para la cadena televisiva HBO buscar un pleito ante alguno de ellos”, dijo Sánchez. “De otra parte, Golovkin estaría enviando un aviso de que es un boxeador muy peligroso, que es preferible evitar”.

Sin dudas, el nacido en Karandá, Kazajstán se ha convertido en uno de los mejores pesos medianos de la época actual. ¿Quién será su próximo rival? Ojalá pronto lo veamos ante alguno de los mencionados.

Comenta sobre este articulo