Rubio pikjul0122013El mundo del boxeo es un laberinto oscuro. Sus líderes mueven los “peones” a su antojo con el propósito de alcanzar el ansiado “jaque mate”, que en términos prácticos no es más que la materialización de los objetivos ocultos.

En el ámbito boxístico para llegar a “rendir al rey” es imprescindible hacer las movidas previas, que en infinidad de ocasiones lucen turbias o carentes de sentido para los que son simples amantes de la disciplina. Pero todo tiene una explicación.

Sin darle más vuelta al asunto, voy a referirme a la decisión del Consejo Mundial (CMB) de “ordenar” que los mexicanos Marco Antonio Rubio, número uno de la clasificación, y Julio C. Chávez Jr. (2) disputen el título mundial interino de peso medio.

Se anuncia el combate después que el argentino Sergio “Maravilla” Martínez, actual campeón absoluto, informó al organismo que continúa recuperándose de las lesiones que presenta y que estaría inactivo hasta marzo o abril de 2014.

Hace unos días, cuando “Maravilla” viajó de España a México para mostrar el certificado médico que lo invalida a pelear hasta el próximo año, Sulaimán dijo lo siguiente en relación con el choque por la faja interina.

“No puedo dar una lista de los contendientes, pero seguramente habrá dos mexicanos, el clasificado mundial número uno Marco Antonio “Veneno” Rubio, y muy posiblemente Julio César Chávez Jr, quien es el cuarto sembrado. Los otros dos los analizaremos”.

Ahora y sin que medie ningún triunfo del Junior Chávez, toda vez que no ha peleado después cumplir una sanción de nueve meses por dar positivo a marihuana, el CMB lo asciende a la segunda posición y desplaza al tercer puesto al italiano Domenico Spada, quien acumula cinco victorias consecutivas, la última por nocaut técnico en cinco asaltos ante Norbert Szekeres, el 8 de junio en Puglia, Italia.

Para hacer un “enroque” magistral, Sulaimán y sus acólitos del Consejo de Gobierno del CMB decidieron que haya otra pelea entre Spada y el mexicano Gilberto Ramírez (4), y el ganador será el retador oficial del monarca interino

El objetivo evidente es ofrecerle al Junior Chávez la posibilidad de reconquistar el cetro que perdió por unanimidad ante “Maravilla” Martínez el 15 de septiembre del pasado año en Las Vegas. Y de paso darle la merecida revancha a Rubio, quien a falta de análisis antidoping, reclamó que su rival estaba bajo los efectos de estimulantes.

Pero antes, el Hijo de la Leyenda debe derrotar a Brian Vera el 7 de septiembre y “Veneno” Rubio al colombiano Dionisio Miranda el 27 de julio, porque un revés de Chavéz Jr. o Rubio obligaría a cambiar los planes.

“El CMB esperará a que ambos disputen las peleas que tienen ya firmadas y posteriormente inicien las libres negociaciones el lunes siguiente a la última pelea programada de ambos”, informó el CMB en su sitió en Internet. “En caso de perder uno de ellos, se nombrará a otro retador. El campeón mundial Martínez ha sido enterado de esta decisión, con su aceptación total”.

De acuerdo con las intenciones del magnate del CMB, el Junior Chávez derrota a Vera, después al ganador Rubio-Miranda y le queda el camino expedito para vérselas nuevamente con “Maravilla” Martínez.

Las piezas de Sulaimán comienzan a encajar.

Comenta sobre este articulo