luisfranco pikjul162013Miami.-Cuando el cubano Luis Franco y el invicto dominicano Javier Fortuna se enfrenten el 2 de agosto en Miami, buscarán eliminar los obstáculos que empañaron sus carreras en un pasado reciente.

Por supuesto, solo el ganador del pleito estelar en el Buffalo Run Casino, de Miami, tendrá mejores oportunidades de escalar a las primeras posiciones del ranking de las 126 libras, en el que ambos aspiran a convertirse en monarcas mundiales.

“Fortuna es tan fuerte que da miedo”, dijo el promotor León Margules. “Y Franco es increíblemente veloz y tiene una gran quijada. Es la fuerza irresistible contra el objetivo inmovible”.

“El Abejón” Fortuna (22-0-0. 16 KOs) es un zurdo de potente pegada en ambas manos, como demostró en su último combate ante el mexicano Miguel “Mikol” Zamudio, a quien noqueó en el primer asalto el 19 de abril en Atlantic City, Nueva Jersey.

Pero Fortuna tuvo dificultades con la báscula y perdió el título interino de la Asociación Mundial (AMB), que había conquistado ante el irlandés Patrick “El Castigador” Hyland, el 8 de diciembre del pasado año.

Sobre Franco (11-1-0, 7 KOs) cayeron comentarios adversos al negarse a combatir frente al campeón australiano Billy Dib, pues presuntamente existían acuerdos preliminares para que rivalizaran el 8 de marzo en Mashantucket, Connecticut.

La decisión resultó más sorprendente porque a Franco “le cayó del cielo” ir por la faja, luego de que el retador oficial, el argentino Mauricio Muñoz sufriera una lesión en la mano.

Vale mencionar que Muñoz recibió injusto fallo dividido ante “La Estrella” Franco, en octubre de 2012, en San Juan, Argentina, lo cual le dio el pasaporte para vérselas con Dib.

“Esta pelea no la quiero, porque es hora de poner punto final a los abusos”, dijo Franco al diario “El Nuevo Herald” al explicar entonces el motivo de su negativa. “Los boxeadores tenemos que exigir nuestros derechos y como no se me ha tratado con respeto prefiero detenerme antes de continuar por un camino que me he cansado de transitar”.

Posteriormente, Franco rompió vínculos con su manager Henry Foster y con el promotor Richard Dobal, señalando que existían divergencias en el aspecto monetario del contrato para la pelea con Dib.

“Es conocido que una pelea de título mundial vale por lo menos 50 mil dólares y a mí me ofrecían 20 mil, que luego de los descuentos habituales se me quedarían en unos 10-12 mil y eso sencillamente no es justo”, añadió Franco. “Ya en el combate anterior en Argentina pasó algo parecido. Hubo una cifra inicial, pero luego en realidad me quedé con otra bien baja. ¿Hasta cuándo tengo que aceptar eso? No es justo”.

El púgil, nacido en La Habana y radicado en Miami, aseguró que sólo continuaría boxeando en otras condiciones. “Los managers, los promotores, todos esos que rodean al boxeador deben entender que somos seres humanos y que merecemos un mejor trato”, expresó Franco. “No me arrepentiré de este paso y ojalá sirva de ejemplo a otros boxeadores cubanos”.

Aunque Franco se negó a aceptar una bolsa de 20 mil dólares por su pleito ante Dib, ahora recibirá 15 mil dólares en su ascenso al cuadrilátero ante “El Abejón” Fortuna.

Comenta sobre este articulo