Odlanier Solis Berlín.-El cubano Odlanier Solís noqueó en el séptimo round al turco Yakup Saglan y retuvo el título Intercontinental de los pesos pesados, versión Federación Internacional (FIB), el 27 de julio, en Cuxhaven, Alemania.

Solís (20-1-0, 12 KOs) se impuso en forma inobjetable a Saglan, quien a lo largo del combate hizo poco por vencer al campeón olímpico cubano y fue advertido por el árbitro Jean-Pierre Van Imschoot que podría descalificarlo si continuaba sin ofrecer combate.

Pero a pesar de ganar por nocaut, “La Sombra” no estuvo a gran altura, como también ocurrió frente al noruego Leif Larsen, el 22 de marzo, cuando se apropió del cetro Intercontinental en la Sala Universal de Berlín.

Cierto es que Solís estuvo alejado del cuadrilátero tras el espectacular nocaut que le propinó Vitali Klitschko en el primer asalto, el 19 de marzo, de 2011, en Colonia, Alemania, cuando intentaba conquistar el cetro del Consejo Mundial (CMB).

Durante el pleito con el mayor de los Klitschko, Solís sufrió una aparatosa caída, que dejó una interrogante, de si realmente había sido producto de un violento golpe o por lesión como alegaba el caribeño.

Posteriormente y como confirmación del trauma, Solís tuvo que someterse a tres intervenciones quirúrgicas en una de sus rodillas, lo que requirió una etapa de inactividad de 18 meses hasta el pleito versus “Sandman” Airich, que ganó por unanimidad, el 19 de mayo de 2012, en el Convention Center, de Pharr, Texas.

“Solís está muy motivado, se encuentra en lo más alto de su nivel y será un gran campeón”, dijo el preparador cubano Pedro Luis Díaz a escasas horas antes del pleito ante Saglam. “No voy a parar hasta verlo con la corona en la cabeza”.

Expertos que presenciaron el pleito de Solís ante Saglam coinciden que el cubano resultó superior en términos de habilidades y velocidad, pero que “no mostró dedicación y voluntad por hacer algo especial”.

Señalan que “La Sombra” lució “excesivamente metódico y muy táctico”, sin mostrar las ansías de volver a la cima de la división y luchar por la corona universal, como corresponde a un gladiador que asegura tiene las condiciones para lograrlo.

“Si regreso vencedor de Alemania estaría a las puertas de volver a intentar la conquista del título, pues esta pelea me clasificaría entre los primeros de la FIB y entonces habría que ver quién es el número uno del ranking para esa última prueba antes de medirme a Wladimir, que es el dueño del cetro en el organismo”, había expresado Solís antes de viajar a Europa.

Solís ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y también se llevó la medalla de oro en tres Campeonatos Mundiales de Boxeo Amateur. En 2006 abandonó una delegación cubana que se preparaba en Venezuela para los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro al año siguiente.

Comenta sobre este articulo