Almamontiel pikset12013El mexiquense Adrian “Confesor” Hernández retuvo por tercera ocasión la corona mundial minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al superar por nocaut técnico en cuatro rounds al japonés Atsushi Kakutani, en combate celebrado la noche de ayer en el Gimnasio Juan de la Barrera de la Ciudad de México.

Hernández fue sorprendido en el primer episodio al ser enviado a la lona por un recto de derecha de Kakutani. Sin embargo logró recuperar terreno a partir del segundo asalto y a base de fortaleza física y pegada terminó por imponerse en la pelea.

Al sonar la campana que indicó el inicio del cuarto round, el “Confesor” saltó del banquillo con intenciones de liquidar al nipón, ya que durante los rounds anteriores lo lastimó en varias ocasiones, pero no le alcanzó el tiempo para rematarlo.

Apenas transcurrieron treinta segundos cuando con un cruzado de derecha justo a la mandíbula, Adrián Hernández mandó al tapiz a Kakutani, quien pudo ponerse de pie, pero solo para caer nuevamente producto de los certeros impactos del mexicano.

Atsushi Kakutani se incorporó una vez más y aunque esta vez lo hizo en muy malas condiciones, superó la cuenta de protección aplicada por el réferi. Al reiniciarse las acciones Hernández lo volvió a mandar a la lona, obligando al tercero sobre la superficie a detener la pelea por nocaut técnico a los 1:12 minutos del cuarto asalto.

En este resultado el “Confesor” Hernández volvió a mostrar las condiciones que lo llevaron en 2012 a recuperar la corona mundial frente al tailandés Kompayak Porpramook, además de que ligó su sexta victoria de forma consecutiva.

Crédito Fotos: Alma Montiel

Comenta sobre este articulo