La Bomba Gonzalez Para nadie es un secreto que el boxeo puertorriqueño se encuentra en una grave crisis y que la misma ha obligado a los principales promotores de la “Isla del Encanto” a acelerar el proceso de desarrollo de sus pugilistas para no perder el interés en los fanáticos, ni tampoco mercado en el exterior.

Una nación que en los 90's llegó a tener ocho campeones mundiales de forma simultánea y que apenas hace cuatro años acuñaba a seis monarcas en las figuras de Daniel Santos, Miguel Cotto, Román Martínez, Juan Manuel López, José López e Iván Calderón, hoy se encuentra con un solo campeón del mundo nacido en la isla representándolos en el boxeo profesional.

Muchos de los esfuerzos por colocar a un peleador entre la “Elite” del pugilismo se han visto frustrados una y otra vez. Pero lo que los promotores y manejadores isleños no entienden es que los boxeadores necesitan madurar para poder respaldar las expectativas que generan en torno a ellos.

El día de hoy se dio a conocer que el peso mosca cagüeño Jonathan “Bomba” González fue liberado de su compromiso contractual con la promotora Top Rank, debido a la aplastante derrota que recibió a manos del ex campeón del mundo Giovanni Segura.

Top Rank y su socio en Puerto Rico, la empresa P.R. Best Boxing, olvidan que González es un muchacho de solo 22 años que apenas acumula 15 peleas profesionales. Su único pecado fue aceptar el desafío que su manejador Orlando Piñeiro y sus ex promotores le hicieron al ponerlo a pelear con un monstruo de los pesos chicos como Segura.

La “Bomba” era el favorito de una forma engañosa, pues Segura había estado mucho tiempo inactivo y al momento en el que pactaron la pelea aún no alcanzaba su mejor nivel boxístico.

El resultado estaba a la vista desde antes de que ambos subieran al ring, una derrota por nocaut y la pérdida del invicto. Sin embargo ellos estaban viendo hacia futuras peleas contra Bryan Viloria o Juan Estrada. Un futuro tan lejano que no existiría si no se enfocaban en resolver el inmediato.

Imagino que si Top Rank hubiera hecho lo mismo con Giovanni Segura, cuando perdió en su primer combate contra Cesar Canchila, jamás lo habríamos visto dominar las 108 libras –peso minimosca- de la forma en la que lo hizo, ni tampoco habría aniquilado al mítico Iván “Iron Boy” Calderón.

Tenemos también los casos de Luis “Orlandito” Del Valle, José “Chelo” González y Thomas Dulorme, a quienes les apresuraron a echarlos a los leones y no pasaron de la primera prueba.

Si nos descuidamos también tirarán por la borda carreras como la de los hermanos Arroyo y la de Jayson Vélez.

¿Si ya han invertido mucho dinero en estos peleadores por qué no esperarse a que se desarrollen de forma correcta? ¿Por qué empecinarse en obtener ganancias de forma rápida llevándoles las carreras al vapor? ¿Tanto miedo tienen a quedarse sin campeones?

El secreto radica en saber cuál es el momento idóneo para poner a competir a un boxeador con los peces gordos. En México hay mucho taller para los pugilistas y esa es la razón por la cual han fabricado a tanto campeón del mundo a través de la historia.

Sin ir muy lejos, deberían de revisar su propia historia. No hace muchos años en Puerto Rico se hacía lo mismo que en México.

Crédito Foto: Joel Colón, P.R. Best Boxing Promotions

Comenta sobre este articulo