DannyGarciaAl estadounidense de origen puertorriqueño Danny García se le avecina la pelea más difícil de su carrera frente al potente pegador argentino Lucas Matthysse, el 14 de septiembre en el MGM Grand de Las Vegas, donde el combate estelar lo escenificarán el estadounidense Floyd Mayweather Jr. y el mexicano Sául “Canelo” Álvarez.

Invicto en 26 peleas, con 16 nocauts, “Swift” García, de 25 años, expondrá por tercera ocasión la faja superligera de la Asociación Mundial y por cuarta la del Consejo Mundial (CMB), en tanto “La Máquina” Matthysse exhibe 32 nocauts en 34 ascensos al ring, con dos dudosos reveses.

Para este trascendental enfrentamiento Si YO Fuera Danny García lo primero que haría es pedirle un poco de mesura a mi padre (Ángel), quien ha dicho a los cuatro vientos que esta será la pelea más fácil en mi carrera.

Respeto a mi progenitor y sé que intenta darme mayor confianza para ese desafío, pero en mi fuero interno estoy convencido de que se le ha ido la mano en sus declaraciones, pues “La Máquina” Matthysse carga dinamita en los puños y será un adversario de cuidado, de mucho cuidado.

No dudo de los conocimientos boxísticos del que me trajo al mundo, porque he construido mi exitosa trayectoria bajo su supervisión, no obstante considero desacertado que exprese que Matthysse no tiene posibilidad alguna y que acabaré con él a pesar de cualquier planteamiento táctico que utilice.

Dejando a un lado los criterios de mi padre, creo que poseo atributos técnicos que deben conducirme a la victoria. Exhibo rapidez de piernas y defensa superiores a mi rival argentino y buscaré no mantenerme estático para evitar ser blanco de sus prodigiosas manos.

Tampoco es un secreto que soy cinco años más joven y que mi puños han destrozado a reconocidos púgiles de la división como el mexicano Erick “El Terrible” Morales y el inglés Amir “King” Kan. Matthysse pega pero yo también.

Estoy convencido que la fórmula ganadora es evitar sus arremetidas, aprovechar mi mejor defensa, pegar y desplazarme hacia los laterales e intentar que el pleito se extienda hasta el límite pactado de 12 asaltos. Mis posibilidades de victoria aumentan si la decisión es mediante las tarjetas de los jueces.

Un perro de presa como Matthysse intentará atacar en todo momento para definir con su mortífera pegada, pero eso lo llevará a no protegerse suficientemente, a ofrecer brechas por las que entrarán mis guantes y podrían hacerlo caer en cualquier momento.

Debo confesar que minimicé la calidad de Matthysse llamándolo un boxeador de nivel medio, que no se encuentra entre los mejores, porque no tiene ningún título mundial, pero eso es parte del ambiente boxístico que disfruta el público y que los medios resaltan en cada pelea. Reconozco que tiene calidad y ha labrado su éxito gracias a la potencia de su pegada.

Evidentemente, Matthysse es un gran peleador, pero estoy listo para enfrentarlo. No tengo dudas que será una gran pelea, porque preparé mi cuerpo para una guerra y estoy entrenado de la mejor manera.

Como él asegura que fue despojado de la victoria ante Zab Judah y Devon Alexander, después de este pleito tendrá que reconocer que Danny García lo venció sin ningún tipo de excusas.

Estoy decidido a ser un grande del boxeo de todos los tiempos y los millones de fanáticos en todo el mundo pronunciarán mi nombre entre los mejores superligeros de la historia. Esa es mi meta y Mathysse no podrá impedirlo.

Comenta sobre este articulo