Scott QuiggsLondres.-El cubano Yoandri Salinas es consciente que casi todas las variables favorecen al inglés Scott Quigg en el pleito que disputarán la faja vacante supergallo de la Asociación Mundial (AMB), el 28 de septiembre en Londres, la capital Inglaterra.

Entre los aspectos adversos está que “El Niño” Salinas tendrá que lidiar con el ensordecedor grito de 20 mil personas presentes en la 02 Arena (Millenium Dome), una de las principales instalaciones bajo techo de Londres y que se encuentra ubicada en el barrio de Greenwich, perteneciente a la capital británica.

“Reconozco que ir a cada del rival puede ser complicado, pero es que yo he hecho toda mi carrera yendo a cada del oponente”, dijo Salinas al referirse al respaldo unánime que recibirá Quigg. “En la pelea llega el momento en que uno utiliza las rechiflas del público y las convierte en energía interior para boxear mejor. No todo el mundo puede hacerlo, pero hasta ahora lo he logrado”.

Invicto en 21 combates, con 20 victorias, 13 por la vía del cloroformo y un empate, Salinas se impuso por unanimidad al nicaragüense Eliecer Lanzas, el 6 de octubre del pasado año, en Managua, Nicaragua. Durante su etapa amateur, “El Niño” fue campeón nacional en 2006 y 2007 e igualmente del torneo internacional cubano “Córdova Cardín” en ese ese último año.

“Él querrá convertir la pelea en una bronca callejera y yo estoy preparado para eso, sin dejarme caer en su trampa”, añadió. “Iré al intercambio cuando sea necesario, pero sin perder la cabeza. Se puede ganar muchas veces con garra y empuje, pero si sumas la inteligencia a esas cualidades, entonces puedes ganar más y mejor”.

El “team” arbitral tampoco será un elemento favorable a Salinas, pues como tercer hombre del ring fue designado el italiano Giuseppe Quartarone, mientras la labor de otorgar los puntos recaerá en el francés Jean-Louis Legland, el polaco Leszek Jankowiak y el estadounidense Rubén García.

Para nadie es secreto que los oficiales tienen muy en cuenta el factor geográfico a la hora de emitir un veredicto, más aún en una sala repleta y con miles de voces clamando por la victoria de su representante.

“Esta pelea hay que ganarla cueste lo que cueste, porque es la que abre la llave del futuro”, explicó Salinas. “Sé que con este título de la AMB, (la compañía) Golden Boy Promotions lo va a tomar muy en serio para lanzar mi carrera”.

Quigg alcanzó el cinturón interino al demoler en el sexto asalto a su coterráneo Rendall Munroe, el 24 de noviembre en Lancashire, Inglaterra. Antes del desenlace a los 2:37 minutos de ese round, Quigg envió a la lona en par de ocasiones a Munroe con potentes golpes al cuerpo.

El ganador entre Salinas y Quigg sera el retador obligatorio del también cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, quien tendrá 18 meses para exponer la faja. De no hacerlo en ese lapso podría ser despojado del título, de acuerdo con los estatutos de la AMB.

“Si gano el título ante Quigg y me toca pelear con Rigondeaux, no lo voy a evitar, ni a él ni a nadie”, afirmó Salinas, quien nunca enfrentó al monarca mundial cubano, a pesar de efectuar cerca de 300 peleas en las filas amateurs, “Tampoco creo que uno debe buscar el picante ese de cubano contra cubano, pero si la AMB nos manda a enfrentarnos, qué se le va a hacer”.

Comenta sobre este articulo