Klitschko PovetkinUna fácil victoria fue la que obtuvo el ucraniano Wladimir Klitschko sobre  el ruso Alexander Povetkin, en combate de corte campeonil realizado el día de hoy en el Estadio Olimpiyskiy de Moscú, Rusia.

Klitschko se impuso por decisión unánime en doce rounds, con tarjetas similares de los tres jueces de 119-104, para de esa forma retener las coronas mundiales de peso completo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Su victoria fue muy trascendente, ya que nos encontramos a dos campeones mundiales de peso completo colisionar en su mejor momento.

Además de eso, tenemos que recordar que ambos fueron medallistas de oro en justas olímpicas y en la historia del pugilismo hemos visto pocas veces a dos combatientes de estas características enfrentarse en una pelea de campeonato mundial pesado.

Echándonos un clavado a la historia tendríamos que detenernos en aquella reyerta del 22 de noviembre de 1965 en Las Vegas, EEUU, en la que chocaron por el campeonato mundial pesado Muhammad Alí –entonces Cassius Clay- y Floyd Patterson, dos medallistas de oro olímpico.

Luego de eso vimos a Alí enfrentarse en las mismas circunstancias a Joe Fraizer, a George Foreman y a Leon Spinks, hasta llegar al 29 de junio de 2012, cuando en Atlantic City, EEUU, el propio Wladimir Klitschko despachó a Ray Mercer por la vía del cloroformo en seis rounds.

El menor de los Klitschko no pudo finalizar la pelea contra Povetkin por nocaut, tal como nos tiene acostumbrados. Sin embargo se impuso en todos y cada uno de los rounds, exhibiendo una vez más cuán alejado está del resto de sus competidores en la categoría de mayor peso en el boxeo.

Alexander Povetkin intentó gran parte de la pelea mantenerse en la corta distancia a base de amarres constantes, tal como hacía el puertorriqueño John Ruiz, para de esa forma impedir que los golpes de Wladimir llegaran a su destino.

Pero llegó el séptimo round, en donde Wald lo hizo visitar la lona en tres ocasiones, obligándolo a arriesgar más en las rondas siguientes.

Povetkin tuvo una actuación digna el resto de la pelea. Matemáticamente solo podía ganar si noqueaba a su contrario, ya que en el segundo asalto también había caído a la lona. Es por eso que le vimos empeñado en hacer todo lo posible para conseguir tal hazaña.

En  el onceavo hubo un descuento de puntos par Klitschko por empujar al ruso, pero nada de eso afectó en el resultado de la contienda.

Con esta fácil victoria continúa la hegemonía de Wladimir Klitchko, quien ante la falta de actividad de su hermano Vitali, ha tomado el control total de la categoría que históricamente ha sido la más importante del boxeo rentado.

Crédito Fotos: Ivan Sekretarev, AP

Comenta sobre este articulo