Marquez Uno de los matices que tomó la promoción del pleito de este sábado entre el mexicano Juan Manuel Márquez y el norteamericano Timothy Bradley Jr., es la posibilidad del primero de convertirse en el único mexicano en conquistar cinco títulos mundiales en diferentes divisiones de peso.

En el año 2003, Márquez conquistó las coronas mundiales pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), y en 2006 la mundial interina pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Luego de eso emigró a la categoría súper pluma y en 2007 conquistó la correa mundial del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

En su búsqueda de gloria invadió en 2009 la división de peso ligero, en donde se adjudicó los cinturones mundiales de la AMB y de la OMB. En 2011 contendió sin éxito por el fajín mundial welter de la OMB, y en abril del año pasado obtuvo el campeonato mundial junior welter de la OMB.

“La mayor motivación en esta pelea es el quinto título en diferente división, y por qué no, recuperar lo que me negaron los jueces en el 2011, en esa tercera pelea contra Pacquiao,” declaró Juan Manuel Márquez durante la gira promocional previa a la justa de este sábado.

Hay un sector en México en donde se asegura que Márquez no sería el primer mexicano en coronarse en cinco diferentes categorías de peso y no faltan a la verdad. Pero se enfocan en el sujeto incorrecto, en Jorge “Travieso” Arce.

Jorge Arce ha ganado cinco títulos mundiales en diferentes divisiones de peso, siendo estas en minimosca, mosca, súper mosca, gallo y súper gallo. Sin embargo en una de ellas se coronó como campeón interino, lo que significa que no fue campeón absoluto y eso no lo convierte en monarca en propiedad.

Estamos hablando del título mundial interino mosca del CMB, que conquistó y defendió al mismo tiempo en el que el campeón absoluto, el tailandés Pongsaklek Wonjongkam, también lo exponía.

Para aclarar la situación, el Presidente del Consejo Mundial de Boxeo, el también mexicano José Sulaimán, aseguró que: “un título interino no es un cetro mundial, se debe aclarar eso. Va en contra de una seriedad, una falta de respeto contra los campeones mundiales que han disputado un cetro absoluto.”

La postura del CMB es contundente y ante eso no se puede hacer nada. Jorge Arce solo es campeón mundial en cuatro divisiones de peso, no un pentacampeón mundial.

En su momento el “Travieso” ganó otra corona interina, la súper mosca de la AMB, y fue atacado fuertemente por la prensa mexicana que no lo reconocía como tres veces campeón mundial en diferentes pesos. Por lo que combatió en tres ocasiones por el fajín del mundo de los súper mosca hasta que la conquistó.

Pero antes que Márquez y que el propio Arce, otro boxeador mexicano tuvo el privilegio de ser nuestro primer pentacampeón mundial y no conforme con ello, se convirtió en el primero en la historia del boxeo en ganar seis coronas mundiales en diferentes categorías de peso.

Me refiero a Oscar De la Hoya, un boxeador que si bien nació en los Estados Unidos, es hijo de padres mexicanos y como consecuencia mexicano por nacimiento. Hay que agregar también que adquirió su nacionalidad mexicana en 2002 gracias a que a finales del pasado siglo, una reforma a la Constitución Mexicana permitió que hijos de mexicanos nacidos en otros países y extranjeros residentes en México, pudieran adquirir la nacionalidad mexicana sin perder la de su país de origen.

Oscar fue campeón del mundo desde el peso súper pluma hasta el peso medio, lo que lo acredita como hexacampeón mundial y ese logro solo ha podido ser igualado por el filipino Manny Pacquiao, a quien irresponsablemente le adjudican ocho, cuando dos de ellos fueron otorgados por la revista The Ring y esos no son mundiales.

De la Hoya es hijo de mexicanos y es poseedor la nacionalidad mexicana de forma legal. Pero la xenofobia que tenemos arraigada y que durante muchos años infundió una política nacionalista implantada al final de la Revolución, que obedecía más que nada al resentimiento contra todo lo que proviniera del extranjero -y que fue muy criticada por gente brillante como el filósofo Samuel Ramos-, no nos permite reconocerlo como connacional.

Es triste porque Oscar siempre se ha sentido orgulloso de sus raíces. En el triunfo más importante de su carrera, que ocurrió en los Juegos Olímpicos de Barcelona '92, en donde en representación de los Estados Unidos obtuvo la medalla de oro, festejó ondeando la bandera de México.

Al adquirir de forma legal la nacionalidad mexicana manifestó que: “Siempre me he sentido mexicano por la sangre de mis venas, pero para serlo debía tener el papel. Para mí era muy importante y lo tenía que hacer desde hace muchos años […] Por eso quiero decirle a todo el mundo, y con mucho orgullo, que soy mexicano”.

Fácilmente De la Hoya podría figurar entre los mejores cinco boxeadores mexicanos de todos los tiempos. Su carrera, además de ser la de un púgil taquillero y mediático, está plagada de logros y enfrentamientos memorables que lo harán perdurar en la historia del pugilismo.

Las victoria sobre Julio Cesar Chávez alentaron aún más el rechazo de un sector de aficionados en México. Porque fue quien le puso fin a la mejor etapa de “El Cesar del Boxeo” y eso siempre le será reprochado.

“Sus padres son mexicanos, viajaron a Estados Unidos como muchos a buscar una situación mejor. Y que le tocó nacer allá, pero se siente mexicano y tiene además la nacionalidad mexicana, tiene las dos nacionalidades. Que lo manejaron mal porque él podía haber llegado a ser el ídolo del boxeo mexicano si lo traen a entrenar a Tepito o al Gimnasio Romanza,” comentó el manejador Ignacio “Nacho” Beristain en entrevista para un programa de televisión.

Las pruebas sobre la nacionalidad de Oscar De la Hoya son tan contundentes, que es imposible no mencionarlo como el primer mexicano que conquistó cinco coronas mundiales en diferentes divisiones de peso y que no conforme con eso se encargó de batir ese record ganando la sexta.

Crédito Fotos: Getty Images, Top Rank

Comenta sobre este articulo