Brian Vera Julio César Chávez Jr. (47-1-1, 32 KOs) y Brian Vera (23-7-0, 14 KOs) tienen asuntos pendientes. La bronca del 28 de septiembre despertó el instinto de confrontación entre ambos. Y la polémica decisión unánime a favor del Junior no hizo más que catalizar el “morbo” para una revancha que se especula será organizada en febrero de 2014.

Los rumores sobre la saga aparecieron apenas escuchado el veredicto en el StubHub Center de Carson, California, y apuntaban a diciembre del presente año. Según trascendió en varios medios de comunicación, el pleito debe realizarse en febrero y no en diciembre porque HBO, la cadena que tiene los derechos del combate, no contemplaba ese desembolso para el año en curso.

La disputa inicial entre ambos pugilistas estuvo matizada por las indisciplinas del mexicano -no dio el peso establecido inicialmente de 168 libras y hubo que subir el límite hasta las 173 libras- y la controversial decisión de los jueces que generó rechiflas en el escenario de combate y titulares en importantes medios de comunicación.

Julio César Chávez Sr. aseveró que su hijo en el próximo ascenso al cuadrilátero hará el peso sin dificultades -será en el peso súper mediano (168 libras)- y ganará por la vía del cloroformo. Estas declaraciones publicadas por Eurosport coinciden con el criterio de Robert García, nuevo entrenador del sinaloense.

García reveló a ESPNDeportes.com que le gustaría que su nuevo pupilo permaneciera en la división súper mediana. No obstante, aclaró que después del primer campamento evaluará si el Hijo de la Leyenda está en condiciones de bajar hasta las 160 libras, donde llegó a ostentar la faja absoluta del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Me gustaría tenerlo en 168 libras, no he estado en un campamento, no sé cuánto le batalle para dar el peso, creo que tuvo poco sparring, todo tiene mucho qué ver, con un buen campamento de dos meses a dos meses y medio, podría dar las 160 libras, pero tendría qué ser una pelea muy importante, pero si no, 168 está perfecto”, comentó.

Así García dejó una puerta abierta para el descenso a los medianos (160). Sería solo de concretarse una revancha ante Sergio 'Maravilla' Martínez (51-2-2, 28 KOs). Pero las probabilidades de que esto ocurra son remotas; el argentino declaró a través de su manager Sampson Lewkowicz que no volvería a pelear con el Junior porque “no tiene respeto por el deporte”.

Una pelea contra Saúl 'Canelo' Álvarez (42-1-1, 32 KOs) es la otra variante para sacrificarse en la báscula. “Me sacrifiqué demasiado y exigí a mi cuerpo en peso medio y regresaría a esta división solamente para la revancha ante Martínez, o bien pelear ante “Canelo” Álvarez, en una pelea que sería un éxito económico”, había enfatizado en la previa del compromiso ante Vera.

Acerca del nuevo vínculo de trabajo, García explicó que habían conversado par de horas y acordado que iba a comenzar a entrenar con él a finales de noviembre, en Oxnard. Su plan es trabajar en diciembre, enero y el mes de febrero, supuestamente la fecha señalada para el Chavez Jr vs. Vera II, que se especula será en el Texas Stadium, hogar de los Dallas Cowboys de la NFL.

En relación a la permanencia de Alex Ariza como preparador físico comunicó que no tocaron ese tema y que no le disgusta trabajar con otras personas.

“No sé si Julio vaya a integrar a Ariza, eso es decisión de Julio. Me parece que tienen buena relación, a mí Julio me dijo que era buen amigo de él, así que no me dijo que sí o que no. Es algo que fácil se arregla, si no, puedo trabajar con otra persona”, concluyó.

Comenta sobre este articulo