Provodnikov Se sabía que el mexicoamericano Mike Alvarado (34-2, 23 Nocauts) estaría sentado sobre un barril de pólvora en su pelea de la noche del sábado en Denver, Colorado, ante el ruso Ruslan Provodnikov (23-2, 25 Nocauts). Se sabía también que si podía mantener su estrategia, se impondría con bastante comodidad.

Lamentablemente para Alvarado, el peleador oriundo de Beryozovo, Rusia, lo demolió a base de golpes de poder, provocando que su esquina optara por abandonar el combate al final del décimo round. Definiéndose así el resultado con un nocaut técnico en favor de Ruslan Provodnikov, quien se convirtió en nuevo campeón mundial junior welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Mike Alvarado boxeó sobre piernas durante la mayor parte de la reyerta, quedándose por pequeños espacios de tiempo cambiando golpes en el terreno corto. Ese planteamiento parecía funcionarle, ya que estaba teniendo una ligera ventaja al finalizar los primeros seis rounds.

Sin embargo, su plan de pelea se vino abajo cuando Provodnikov comenzó a colocar golpes sólidos que le lastimaron. Y el principio del fin llegó segundos antes de que culminara el séptimo asalto, cuando con un bolado de derecha, el púgil siberiano puso en muy malas condiciones a un Alvarado al que ya no dejó recuperarse en las siguientes rondas.

En el octavo, el mexicoamericano fue avasallado y obligado a refugiarse en las sogas, en donde terminó siendo un blanco fácil para Provodnikov. Teniendo qué recibir dos cuentas de protección antes de que sonara el gong.

La pelea continúo en esa dirección y al acabar del décimo round se percibía que si lo dejaban continuar, la reyerta podría dejar consecuencias fatales para Alvarado. Por lo que detenerla fue la mejor decisión que pudieron tomar.

Con este resultado Ruslan Provodnikov se convirtió en campeón del mundo en su segundo intento y todo apunta a que la revancha con el norteamericano Timothy Bradley Jr. se esté materializando en 2014.

Comenta sobre este articulo