Gabriel Rosado

El estadounidense Gabriel Rosado sabe que necesita mucho más que optimismo para enfrentar a su connacional Peter Quillin, campeón mediano de la Organización Mundial (OMB).

“King” Rosado (21-6-0, 13 KOs) disputará a “Kid Chocolate” Quillin la corona de las 160 libras, el 26 de octubre en el Boardwalk Hall, de Atlantic City, Nueva Jersey, donde el pleito estelar estará a cargo de Bernard Hopkins y Karo Murat.

Para Rosado será la segunda oportunidad de conquistar un cetro universal, después de caer fulminado en el séptimo asalto por el ruso Gennady “GGG” Golovkin, el 19 de enero, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Y ahora igual que frente a Golovkin, Rosado cruzará guantes ante un púgil con dinamita en sus puños, que se encuentra invicto en 29 combates y ha ganado 21 de ellos por la vía del cloroformo.

“Quillin tiene buena pegada, pero yo también tengo buena pegada”, dijo Rosado a “ESPNDeportes”. “Cuando peleé con Golovkin no era mi tiempo, pero ahora estoy muy bien preparado”. Previo al revés, Rosado acumulaba siete victorias en línea.

Posterior a la derrota ante Golovkin, Rosado, de 27 años, perdió decisión dividida ante J´Leon Love en mayo. Unos días después Love fue multado con 10 mil dólares y suspendido seis meses por dar positivo al diurético prohibido furosemida.

Al conocer la noticia, Rosado publicó en su cuenta de Twitter: “Me acabo de enterar que J´Leon Love dio positivo por una sustancia ilegal. Así que no solo los jueces me hicieron trampa, también Love”.

“Quillin tiene la actitud de un campeón, pero no posee las habilidades, solo el corazón”, expresó Rosado, oriundo de Filadelfia. “Yo soy mejor boxeador, con más experiencia y he enfrentado a mejores rivales que él”.

Señaló Rosado que Winki Wright “estaba viejo cuando peleó con Quillin”. Y N´Jikan “era un desconocido cuando lo enfrentó. Eso no le quita nada, pero yo he peleado contra mejores boxeadores”-

Al margen de las consideraciones de Rosado, Quillin ha ganado sus últimos pleitos en forma contundente y arrolladora.

El pasado 27 de abril, Quillin anestesió en el séptimo asalto al dominicano Fernando Guerrero, en el Barclays Center, de Nueva York.

Como ha ocurrido en varios de sus pleitos, Quillin derribó al zurdo quisqueyano en par de ocasiones en el segundo y nuevamente dos veces en el sexto, cuando el tercer hombre del ring detuvo las acciones.

Seis meses antes, Quillin conquistó el cinturón de la Organización Mundial (OMB) ante el camerunés Hassan N´Dam N´Jikam con otra demostración de la extraordinaria fortaleza de sus puños. Quillin envió al africano a la lona en seis ocasiones, dos en cada uno de los asaltos, 4, 6 y 12, aunque al final ganó por fallo unánime.

Comenta sobre este articulo