Juanma Lopez Los días de gloria del puertorriqueño Juan Manuel López quedaron atrás. Sus recientes reveses lo han hecho caer del pedestal boxístico que lo convirtieron en campeón mundial supergallo y pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Pero con 30 años, “Juanma” López mantiene la convicción de que no es momento de colgar los guantes, porque no le falta motivación y posee abundante pólvora en sus puños para continuar cosechando triunfos.

Como un náufrago en un inmenso mar que busca una tabla salvadora y con la intención de transitar nuevamente por la senda victoriosa, López se pondrá bajo las órdenes del entrenador cubano Pedro Luis Díaz, quien ahora prepara al campeón mundial supergallo Guillermo “El Chacal” Rigondeaux y al pesado Odlanier “La Sombra” Solís, pero en época reciente asesoró al también boricua Miguel “Junito” Cotto.

“Juanma” López confía en que Pedro Luis Díaz lo devolverá a los planos estelares del pugilismo para nuevamente ostentar la corona en las 126 libras o quizás en las 130 (superpluma), toda vez que ha tenido dificultades para hacer el peso en la división pluma.

“Tenemos una buena relación desde hace tiempo. De hecho, lo conozco desde sus días de amateur, al igual que a Miguel Cotto, cuando en 1996 viajé a Puerto Rico y trabajé con ellos brevemente”, dijo Díaz al comentar sobre la unión con López.

“Siempre mantuvimos esa relación y hace un tiempo me pidió trabajar con él de manera más seguida”, añadió. “Y aquí estamos”.

En su más reciente ascenso al ring, el boricua López sucumbió por nocaut en el cuarto round frente al estadounidense, de origen mexicano, Miguel Angel “Mikey” García, el 15 de junio, en Dallas, Texas.

Antes había perdido igualmente por la vía del cloroformo en par de ocasiones ante el mexicano Orlando “Siri” Salido, quien en el primer choque lo despojó del cinturón pluma de la OMB en abril de 2011 y más tarde lo derrotó en la revancha en marzo del siguiente año.

Salido detuvo la racha de 30 triunfos consecutivos de López, 27 de ellos antes del límite, en una cadena que había comenzando con nocaut en el primer asalto ante Luis Daniel Colón el 29 de enero de 2005 en su debut profesional y llegó hasta otro KO ante Rafael Márquez el 6 de noviembre de 2010.

“Un nocaut nunca es lindo, pero cuando un guerrero como Juanma te dice que tiene fe en uno y está dispuesto a todo por una última oportunidad, hay que dársela”, expresó Díaz al diario “El Nuevo Herald”. “Él se va a concentrar conmigo durante semanas y hará cualquier sacrificio. Eso es algo que cualquier entrenador aprecia. Estoy seguro que a Juanma lo vamos a recuperar”.

En el periplo de 30 victorias, López conquistó la faja supergallo de la OMB por nocaut en el primer episodio frente al mexicano Daniel Ponce de León, el 7 de junio de 2008, en Atlantic City, Nueva Jersey.

Después de cinco defensas exitosas, saltó a la categoría pluma y se alzó con la corona al anestesiar en el séptimo round al zurdo estadounidense Steve Luevano, el 23 de enero de 2010, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Comenta sobre este articulo