PacquiaoEl contundente nocaut que le propinó Juan Manuel “Dinamita” Márquez al filipino Manny Pacquiao en diciembre del pasado año en Las Vegas, ha hecho repicar con fuerza las campanas del retiro para el extraordinario púgil tagalo.

Más aún, cuando seis meses antes “Pacman” Pacquiao sufrió otro revés por decisión dividida frente al estadounidense Timothy Bradley, aunque justo es resaltar que el asiático fue víctima de la ceguera de los jueces, en un pleito en el que debió salir con el brazo en alto.

Ahora Pacquiao (54-5-2, 38 KOs) tendrá otra exigente prueba ante el mexicano-estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos, un púgil de escasa técnica pero de envidiable fuerza, que siempre va hacia delante y es incapaz de retroceder ante ningún rival.

Ríos (31-1-1, 23 KOs) está convencido de que derrotará a Pacquiao el 23 de noviembre, sin importarle que el pleito se efectuará ante un público mayoritariamente adverso en la Cotai Arena, del Venetian Resort, en Macao, China.

“Voy a cerrarle la boca a todos porque verán un Brandon diferente, sin problemas de peso y que ha trabajado muy fuerte”, dijo Ríos. “Tal como hizo (Juan Manuel) Márquez ahora me toca a mi y será tan convincente el triunfo que obligará a Pacquiao a tomar el camino del retiro”.

“Bam Bam” Ríos, de 27 años, viene de un revés por fallo unánime ante Mike Alvarado, que le hizo perder el invicto de sus carrera, cuando disputaba el título interino superligero de la Organización Mundial (OMB), el 30 de marzo en Las Vegas.

Antes, el 13 de octubre de 2012, le propinó nocaut en el séptimo a Alvarado en el Home Depot Center, de Carson, California, después de recibir un injusto fallo favorable ante el cubano Richard Abril, el 14 de abril del propio año.

Ríos considera que este pleito en la división welter ante Pacquiao servirá de plataforma para conseguir otros en los que aparezcan las grandes bolsas, le permita encabezar carteleras y lo incluyan entre los mejores púgiles del mundo.

“He esperado por una oportunidad así mucho tiempo y este es mi momento”, dijo Ríos. “Me habían prometido a Pacquiao o Márquez, pero nunca se hacía nada. Ahora haré cualquier cosa por salir con la victoria”.

Sobre la desventaja de pelear en el continente asiático, Ríos señaló que tiene muchos fanáticos en el Lejano Oriente.

“Cuando estuve en China para la gira promocional el pasado verano, visité Macao, Beijing, Shanghai y Singapur y pude comprobar que tengo un montón de fans en esos países”, precisó Ríos.

“Pero si Manny Pacquiao siente que tiene una ventaja sobre mí por su condición de local, cambiará su forma de pensar cuando sienta mis golpes”, añadió el ex monarca mundial ligero de la Asociación Mundial (AMB). “Ya entonces será demasiado tarde para darse cuenta de su error”.

Ríos se convirtió en campeón mundial ligero, correspondiente a la AMB al vencer por nocaut en el décimo asalto al venezolano Miguel “Aguacerito” Acosta, el 26 de febrero de 2011, en Las Vegas.

Perdió la faja en la segunda defensa del título el 3 de diciembre del mismo año al sobrepasar el peso frente al británico John Murray, a quien derrotó por nocaut técnico en el undécimo asalto.

Comenta sobre este articulo