Freddie Roach Manila.-Quizás por considerarlo una pérdida innecesaria de tiempo, el entrenador estadounidense Freddie Roach soslaya responder a las declaraciones de los rivales de sus pupilos y también las de los entrenadores de éstos. Prefiere concentrarse en su trabajo y dejar que los hechos hablen sobre el ring…

Al parecer ahora algún elemento que no se encuentra a la luz pública picó la modestia de Roach y lo hizo dirigirse a su connacional Brandon “Bam Bam” Ríos, quien enfrentará al filipino Manny Pacquiao el 23 de noviembre en la Cotai Arena, del Venetian Resort y Casino, en Macao, China.

Ni siquiera lo justifica la eufórica opinión de Ríos (31-1-1, 23 KOs), cuando aseguró que derrotará a Pacquiao, sin importarle que el pleito se efectuará ante un público mayoritariamente adverso.

“Voy a cerrarle la boca a todos porque verán un Brandon diferente, sin problemas de peso y que ha trabajado muy fuerte”, dijo Ríos. “Tal como hizo (Juan Manuel) Márquez ahora me toca a mi y será tan convincente el triunfo que obligará a Pacquiao a tomar el camino del retiro”.

“Bam Bam” Ríos, de 27 años, viene de un revés por fallo unánime ante Mike Alvarado, que le hizo perder el invicto de sus carrera, cuando disputaba el título interino superligero de la Organización Mundial (OMB), el 30 de marzo en Las Vegas.

“Díganle a Ríos que vamos tras él y lo vamos a noquear”, dijo Roach con total convencimiento al sitio “BoxingScene.com”.

Roach reconoció que Pacquiao ha estado muy al tanto de la catastrófica situación en que se encuentra su país como consecuencia del tifón “Haiyan”, pero que se mantiene concentrado en la preparación para conseguir ante Ríos el título welter Intercontinental de la Organización Mundial (AMB).

El afamado preparador, integrante del Salón de la Fama, explicó que Pacquiao lució a gran altura durante las sesiones de sparrings frente a su compatriota Dan Nazareno y ante el británico Liam Vaughan.

Según Roach, el tagalo también cruzó guantes versus el japonés Keita Obara, campeón superligero de su país, quien es mucho más alto que Pacquiao y posee récord de 10 victorias, con ocho KOs y es reconocido por su gran pegada.

Cuando la publicación hizo notar a Roach que los púgiles que sirvieron de sparring a Pacquiao en pasados combates poseían mayores atributos boxísticos que los actuales, el técnico desestimó ese detalle.

“(Los sparrings) solamente son importantes para conseguir el tiempo de reacción”, explicó Roach. “Eso es todo”.

Comenta sobre este articulo