Brandon Rios Manny Pacquiao Después de pregonar al mundo que el combate entre el filipino Manny Pacquiao (54-5-2, 38 KOs) y el estadounidense Brandon Ríos (31-1-1, 23 KOs) generaría un maremoto de billetes, la realidad parece haberle jugado una mala pasada a Bob Arum y la compañía Top Rank.

A poco más de 24 horas para el combate da la sensación de que las cuentas no dan. Las sospechas del posible fiasco monetario -aclaró que solo son suposiciones- se sustentan en el ayuno verbal en torno a cuánto dinero ganarán ambos púgiles, los cuales pelearán este 23 de noviembre en la ciudad china de Macao, y las cifras que podría generar el pago por evento.

Es costumbre que ese tópico despierte mucho interés. Sin embargo, en esta ocasión el volumen informativo que llega desde Macao es de nulo a inexistente. Resulta doblemente llamativo el hecho de que unos meses atrás se hablaba de récords absolutos y ahora nada.

Según los estimados que se habían manejado la pelea recaudaría la cifra de 400 millones de dólares solo en territorio chino, pues un gran total de 80 millones de hogares pagarían los 5 dólares del costo.

El boxeo no goza de tanta popularidad en la nación más poblada del mundo (más de mil 300 millones de habitantes), pero esa tendencia está cambiando como consecuencia de la realización periódica de carteleras en Macao y el salto al profesionalismo del chino Zou Shiming, doble monarca olímpico y mundial amateur.

El comienzo de la “Era de Zou” es un punto fuerte explotado por Arum y Top Rank, quienes lo incluyeron como respaldo del combate estelar. Zou debutó en el propio escenario y más de 300 millones de televidentes de aquella geografía estuvieron pendientes del acontecimiento.

Desconozco si finalmente el precio quedó en ese tope o simplemente cambió. Lo confirmado es que en Estados Unidos se deben pagar 59.99 dólares para ver el evento.

A propósito, el pronóstico de las ganancias por concepto de PPV al incluir a Estados Unidos rondaba los 480 millones de dólares, más del doble de lo que se recaudó en la pelea de Floyd Mayweather Jr. y Oscar de La Hoya celebrada en 2007. Entonces compraron la oferta 2.4 millones de hogares y se recaudaron 136 millones de dólares.

Toda esa alharaca ha quedado en el pasado y no hay duda que tanto mutismo es “sospechoso”.

Las casas de apuestas si han dado la cara. Ellas le otorgan favoritismo al filipino. Las cotizaciones están 4-1 a su favor. Es decir, para ganar 100 dólares por una victoria de Pacquiao se deberán jugar 420 dólares. En el caso opuesto se ganarían 330 por cada 100 apostados. De apostar a un empate la ganancia sería considerable pues por cada 100 se obtendrían 1200 dólares

Comenta sobre este articulo