Pacquiao Marquez Juan Manuel Márquez… la vida es una ruleta. Gira. Ayer clamabas por la revancha con Manny Pacquiao y la conseguiste. Tardó, es cierto, pero la recibiste. No una, sino tres veces. Después, cuando lo noqueas, te niegas a darle el desquite al diputado filipino. ¿Por qué? ¿Por qué? Diría una atribulado Mourinho; pero tus razones tendrás.

Te confieso que no lo esperaba; creí en que habría una quinta contienda. Habías dejado entrever que era cuestión de caballeros el ser recíproco. No fue así. Dices que “finiquitaste” tus contradicciones con Pacman, cuando la realidad es otra. Nunca antes fueron tan antagónicos.

“Yo estoy tranquilo y consciente de que tira el anzuelo, a mí no me incomoda, dice que he hablado de más, pero yo sigo contento por ese triunfo, lo que él diga no me interesa, es señal de dolor o coraje, pero no hay quinta pelea”, acabas de responderle a Freddie Roach, entrenador de Pacquiao y que tiene clavada la espina del espeluznante nocaut que le propinaste a su pupilo.

Pero Juan Manuel… nadie sabe lo que nos depara el mañana. Ahora, por esas vueltas esquizofrénicas de la vida, vuelves a ser yunque y no martillo. ¡Quieres la revancha con Timothy Bradley! Y deberás esperar y tentar al estadounidense para que ceda.

“El único motivo por el que está en el boxeo Juan Manuel Márquez es por obtener una pelea de revancha contra Timothy Bradley. Si Juan no pelea contra Bradley se irá del boxeo, porque otra pelea, otro rival, no le interesa”, dijo Nacho Beristáin, tu entrenador.

Don Nacho fue directo al corazón de Pacquiao. No. Y mil veces no. No habrá quinta.

Curioso Juan Manuel que quieras otra oportunidad contra Bradley cuando tu pasado y presente indica que no eres benevolente con tu prójimo. Pacquiao lo está viviendo en carne propia y solo Israel Flores (18/9/93-1/10/94) y Juan Díaz (28/2/09-31/7/10) recibieron de ti esa dádiva.

Dice Don Nacho que te “gustaría que esa pelea (ante Bradley) la hicieran en México, hablan Zanfer y Top Rank de traerla a la Arena Ciudad de México, pero de no ser así, Juan está listo para ir a donde le digan, a Estados Unidos, a donde quieran hacer esa batalla”.

Para tu fortuna Timothy Bradley parece dispuesto a darte una segunda opción. No porque hayas vociferado que los jueces te robaron la victoria el 12 de octubre en el Thomas Mack Center de Las Vegas, estrategia que utilizaste para atrapar al filipino, sino porque existen dos razones de un peso incuestionable.

Primero, y la más importante sin dudas, Bradley ganará mucho dinero. Y segundo, las otras opciones que tiene sobre la mesa son revanchas contra Ruslan Provodnikov o Manny Pacquiao.

No sé si recuerdas que con el ruso sufrió, estando al borde del nocaut en varias ocasiones y ante Pacman los únicos que lo vieron ganar fueron Duane Ford y C.J. Ross, que por esas veleidades del destino eran los jueces del pleito.

El destino te sonríe.

Si yo fuera Bradley escogería el camino más fácil. Y Juan Manuel, no tengo dudas de que ese serías tú. Así que estoy convencido que tu retiro deberá esperar, tal y como pretendes.

Comenta sobre este articulo