Magomed Abdusalamov Nueva York.-El boxeador ruso Magomed Abdusalamov sufrió una recaída y requirió que los doctores le aplicaran nuevamente un coma inducido, después que unas horas antes había mostrado cierta mejoría, que provocó un ligero optimismo entre sus familiares y colaboradores.

Nathan Lewkowicz, representante de Abdusalamov, informó en su cuenta Twitter que al púgil le retiraron el respirador artificial el viernes 21 de noviembre, lo que permitió que hiciera por sí mismo esa importante función vital.

“Todavía tiene tubos en el cuello, pero está respirando por sí mismo”, dijo Lewkowicz. “Ha salido del coma… su ojo derecho está abierto y su pie derecho se mueve. Es una buena señal, pero él continúa todavía en estado vegetativo”.

Pero minutos después Lewkowicz escribió en la propia red social que Abdusalamov había tenido una recaída en la función cerebral, que obligó a conectarlo nuevamente al aparato que lleva el aire a los pulmones.

Abdusalamov, de 32 años, casado y con tres pequeños hijos, fue médicamente inducido en coma en el Hospital Roosevelt, de Nueva York el 3 de noviembre, horas después de ser intervenido quirúrgicamente para removerle un coágulo de sangre en el cerebro.

“El Mago” Abdusalamov perdió por unanimidad frente al cubano Ismaikel “Mike” Pérez en un combate lleno de acción de la división pesada, el 2 de noviembre, en el Madison Square Garden, de Nueva York.

El europeo llegó al combate, con 18 nocauts en idéntica cantidad de peleas profesionales. A 11 de sus adversarios los había anestesiado en el primer asalto y a otros cuatro en el segundo, Ninguno había sobrepasado el quinto episodio.

Pero “El Rebelde” Pérez, un cubano radicado en Irlanda desde hace seis años, aprovechó sus mayores atributos boxísticos para derrotar a Abdusalamov. El incesante martilleo del caribeño con el jab, combinado con rectos de zurda, desfiguraron el rostro de su rival, quien sufrió un profundo corte en el párpado izquierdo y visible inflamación en ese lado del rostro.

Como consecuencia del castigo recibido, Abdusalamov sufrió fractura de la nariz y de la mano, cortes y contusiones, además de otras heridas superficiales. Minutos después de finalizar la reyerta, Abdusalamov sintió fuertes dolores de cabeza y vomitó. Fue entonces que su equipo lo llevó al hospital, donde ha permanecido en coma y con alto riesgo para su vida, según le explicaron los médicos a la familia del peleador y a sus allegados.

Comenta sobre este articulo