Marquez vs Bradley Timothy Bradley (31-0-0, 12 KOs) es un tipo inteligente. De esos que no abundan en el mundillo del boxeo. Sabe pelear, pero sobre todo reconoce los tempos para sacar ventajas en esta compleja sinfonía del deporte de los puños. Esa rara virtud, exclusiva de unos pocos privilegiados, le ha permitido resolver sin sobresalto cuál será su prioridad para el futuro.

Su elección se nombra Juan Manuel Márquez (55-7-1, 40 KOs); al menos el mexicano tiene la prioridad por encima del filipino Manny Pacquiao (55-5-2, 38 KOs) y el ruso Ruslan Provodnikov (23-2-0, 16 KOs), los otros retadores que suenan con fuerza.

Las tres últimas batallas de Bradley, vigente monarca welter (147 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), han sido contra estos hombres y ante la disyuntiva de escoger a uno de ellos nuevamente prefirió al adversario más “asequible”.

Esta suposición se desprende de que a Márquez le ganó inobjetablemente. En cambio, frente PacMan recibió el favor de los jueces Duane Ford y C. J. Ross -la misma que dio empate 114-114 en la pelea Mayweather Jr vs. Canelo-, los únicos que lo vieron ganar el 9 de junio de 2012.

Y contra Provodnikov, atribulado por las críticas a su estilo y el eco del regalo de los jueces, aceptó el reto en la corta distancia y estuvo a punto, en varias ocasiones, de perder por la vía del cloroformo.

Joel Díaz, su entrenador, se encargó de consolidar esa hipótesis al declarar que “platicamos de una revancha contra Márquez y él (Bradley) dice que no tendría problema porque ya sintió lo que trae, y ahora sabe que no le hace nada. Para él, la primera opción es Márquez, sobre Pacquiao y Provodnikov”.

El estratega azteca argumentó que “una segunda pelea con Márquez sería más fácil para nosotros porque él no va a cambiar. A su edad, su estrategia es la misma, su estilo es el mismo, en cambio, Bradley hace ajustes porque tiene la juventud y la habilidad de hacerlo”.

“Él piensa que se va a llevar revancha tras revancha como lo hizo con Pacquiao y al final va a dormir a Bradley, pero eso no va a pasar, si no lo hizo en la primera, menos en una segunda”, destacó.

A sus 30 años el estadounidense ha ido escalando posiciones y la revista The Ring, catalogada como la Biblia del Boxeo, y ESPN ya lo ubican en el puesto número tres del ranking libra por libra, únicamente antecedido por sus compatriotas Floyd Mayweather Jr. y Andre Ward.

En el diálogo con el diario Récord, Díaz subrayó que Bradley está en el momento cumbre de su carrera y Márquez no tendrá posibilidades de vencer, tal y como sucedió el 12 de octubre pasado.

El adiestrador michoacano aprovechó la ocasión para mostrar públicamente su inconformidad por la posición de Márquez y su entrenador Nacho Beristáin, quienes dijeron sentirse robados por los jueces, y aclarar que esperan la oferta oficial de los promotores.

Sobre una hipotética Márquez-Bradley II en México comentó que no les desagrada siempre y cuando las condiciones sean las óptimas.

“El lugar no importa, si la pelea se hace y le conviene a los dos boxeadores, claro que se hace. Donde quiera que pelee Tim es lo mismo, todo está en su contra, él nunca va a tener apoyo, por eso se sube al ring, hace su pelea y se va, nadie le da crédito”, concluyó. 

Comenta sobre este articulo