AdrianBronerMarcosMaidanaLas virtudes como púgil de Adrien Broner van de la mano con su charlatanería. No para de autoelogiarse e intenta ser el “clón” de Floyd Mayweather Jr., aunque le falta un gran trecho para sentarse en la poltrona real que ocupa “Money”.

Ahora Broner, campeón mundial welter de la Asociación Mundial (AMB), se encamina a una prueba de fuego frente al argentino Marcos Maidana, el 14 de diciembre, en el Alamodome, de San Antonio, Texas, donde se expondrá al poder de un rival con suficiente dinamita en los puños y que puede anestesiarlo en cualquier momento.

Y como “lengua desenfrenada es la peor de las enfermedades”, “El Problema” Broner un día subestima al “Chino” Maidana y al siguiente le hace los mayores elogios, como si se tratara de dos personas diferentes.

“Es un boxeador unidimensional y lo voy a prender y apagar como un arbolito de Navidad”, dijo Broner con su habitual inmodestia al periódico argentino “La Nación”. “Nunca ha visto a nadie como yo sobre el ring, así que no sabe lo que se va a encontrar”.

En junio de este año Broner subió dos divisiones para enfrentar al estadounidense, descendiente de italianos, Paul “Paulie” Malignaggi, a quien le arrebató el cetro welter de la AMB por fallo dividido, en el Barclays Center, de Nueva York.

Antes Broner, de 24 años, fue campeón mundial superpluma en 2011 y ligero un año después, al noquear en el octavo asalto al mexicano Antonio DeMarco, el 17 de noviembre de 2012, en Atlantic City, Nueva Jersey.

“Sé que Maidana viene a pelear, pero solo espero que llegue al ciento por ciento si quiere llegar al final del combate”, expresó Broner con su acostumbrada arrogancia y seguro que saldrá que con la mano en alto.

Pero en los últimos días se dispararon las alarmas en cuanto a la buena preparación de Broner, al mostrarse videos y fotos en las que el supuesto sustituto de Mayweather Jr. aparece teniendo sexo con strippers y prostitutas.

“Yo no he filtrado eso y me quiero disculpar”, expresó con voz casi apagada el siempre soberbio Broner cuando se publicó en varios medios estadounidenses una breve grabación de contenido sexual en la que el boxeador aparece junto a dos señoritas.

A pocas horas del combate, Broner dio un giro en sus palabras y reconoció la calidad del adversario y la trascendencia del encuentro.

“No voy a mentir, esta es la pelea más importante de mi carrera”, expresó al diario mexicano “Récord”. “Tengo que mantener la concentración y no debe haber distracciones”.

A pesar de toda su soberbia y calidad deportiva, Broner sabe que no puede cometer errores, porque ante la potencia de la pegada de Maidana podrían costarle caro, muy caro.

Comenta sobre este articulo