Manny Pacquiao Brandon Rios Aunque en este 2013 hubo varios “come back” de lujo, sin dudas el más trascendental lo fue el del ex múltiple campeón mundial filipino Manny Pacquiao ante el estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos, el 24 de noviembre, en Macao, China.

“Pacman” Pacquiao (55-5-2, 38 KOs) estuvo casi un año alejado de la actividad competitiva, después que el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez le propinó en el sexto round uno de los nocauts más espectaculares en diciembre pasado en Las Vegas.

El combate frente a Ríos significaba la respuesta a la interrogante de si Pacquiao debía abandonar definitivamente el boxeo, pues seis meses antes del revés ante Márquez había sucumbido ante el estadounidense Timothy Bradley, aunque en esa ocasión el asiático fue víctima de la ceguera de los jueces en un pleito en el que debió salir con el brazo en alto.

Pero ante “Bam Bam” Ríos, el tagalo Pacquiao demostró que todavía tiene suficiente pólvora en sus guantes para continuar iluminando el Arte de Fistiana. Con su desenvolvimiento hizo lucir al norteño como un saco de arena, de los que se utilizan en los entrenamientos, que reciben castigo a mansalva sin poder evitarlo.

Aquella noche los presentes en la Cotai Arena, del Venetian Resort y Casino, junto a los millones que vieron el pleito por la pequeña pantalla, disfrutaron de una lección magistral de boxeo de Pacquiao ante las limitaciones de Ríos, ex campeón mundial de peso ligero.

Pacquiao exhibió mayor velocidad de manos y Ríos se comportó como una sólida roca, pero igualmente puso de manifiesto la carencia de elementos técnicos para poner en peligro al tagalo, salvo su fuerte pegada que no pudo concretar durante los 12 asaltos.

Elegido Boxeador de la Década en 2010, Pacquiao, de 35 años, se mostró satisfecho con el resultado ante Ríos y dedicó la victoria a las víctimas del tifón Haiyán, que devastó el territorio filipino y sumó miles de fallecidos y desaparecidos.

Al apropiarse del título Internacional welter de la Asociación Mundial (AMB), Pacquiao envió una peligroso mensaje a los actuales reyes de la división, en especial a los estadounidenses Floyd Mayweather Jr. y Timothy Bradley, así como al azteca Márquez, tres de sus más recientes verdugos.

Sin embargo, pocas esperanzas existen en el momento actual de que Márquez efectúe una quinta pelea versus Pacquiao. Y también se ve distante la revancha ante “Money” Mayweather, quien a todas luces buscará adversarios de inferior calidad al filipino con el propósito de finalizar invicto su carrera como boxeador.

A Mayweather le restan cuatro peleas de su contrato de 200 millones de dólares y es poco probable que se exponga a sufrir un revés ante Pacquiao, quien ha sido campeón en ocho divisiones diferentes (mosca,supergallo, pluma, superpluma, ligero, superligero, welter y superwelter, y considerado pocos años atrás el mejor libra por libra del mundo, distinción que ahora recae en Mayweather.

Comenta sobre este articulo