jjm Slide retiro 9b93d¿Retirarse o no? Esa es la pregunta más complicada de resolver para cualquier deportista de alto rendimiento. El boxeador Juan Manuel 'Dinamita' Márquez (55-7-1, 40 KOs) no es la excepción, pero tal parece que su decisión la ha pospuesto, una vez más, para después de tomar revancha de la derrota que sufrió en octubre ante el estadounidense Timothy Bradley (31-0-0, 12 KOs) y conquistar el pentacampeonato mundial.

“Para mí el boxeo es de retos, de ir y hacer historia y por eso quiero ir por ese quinto título a como dé lugar, si se presenta la oportunidad con (Tim) Bradley en la revancha y buscar ese quinto título en diferente división que es mi reto”, esclareció el mexicano a la cadena ESPN.

Son altas y claras sus palabras. No habrá retiro. Al menos, no por ahora. El peleador, que a sus 40 años exhibe una condición física envidible, está enfocado en sus objetivos y pretende alcanzarlos en 2014.

“Me gustaría pelear en México, es importante mantenerse en ritmo, me gustaría estar en ritmo si es que esa revancha (con Bradley) se llega a dar, sería formidable hacer una pelea en México y llegar bien a la pelea con Bradley”, remarcó quien ha sido monarca mundial en las divisiones pluma, súper pluma, ligero y ligero welter.

El combate ante el norteño ya se antoja una realidad. El manager Robert García anunció que Top Rank tiene programada la segunda parte de la rivalidad para marzo de 2014 en el Alamodome de Texas.

De concretarse el acuerdo, y no creo que Márquez lo deje pasar, la idea de una pelea de preparación quedaría sin efecto. Pero al menos, tendrá el aliciente de “matar dos pájaros de un tiro”.

En primer orden, desquitarse del revés que le infligió Bradley y sobre todo, para darle validez a sus palabras y las de su entrenador Nacho Beristáin, quienes insistieron (y todavía insisten) en que fueron víctimas de un robo de los jueces.

Recientemente don Nacho declaró que “el primero en enterarse si gano o pierdo, soy yo, siempre he sido mi crítico más severo, he tenido peleas que nos han favorecido y el primero en decirlo soy yo, y cuando trato de leer una pelea, como entre líneas, para no estar preguntando a la gente, porque muchas veces no comparto, yo sé si gané o perdí, y esa pelea con Bradley no la perdimos, salvo que los jueces son estadounidenses mayores de edad y hay alguien que pudo haber metido la mano”.

Y en segundo término, una victoria le reportaría el título welter (147 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), el quinto en su extensa hoja de vida y que lo convertiría en el único mexicano capaz de realizar semejante hazaña.

Esta ecuación le permitiría, además, tener el comodín de una segunda pelea que podría ser ante su Némesis, el filipino Manny Pacquiao; aunque él se ha encargado de reiterar una y otra vez que “la quinta” no se realizará. “No se dará esa quinta pelea, ya no vale la pena, la gente está contenta con ese nocaut y con eso me voy a quedar”.

Pero el dinero (casi) todo lo puede y no se extrañe de un cambio de opinión. Lo que si ya es un hecho es que a los 40, la hora del adiós de Dinamita está lejana.

Comenta sobre este articulo