AlexAriza pic11012014 c1b86El jueves fue publicada en el portal de internet SecondsOut.com, una entrevista en la que el entrenador norteamericano Freddie Roach sugirió que el preparador físico Alex Ariza es un tramposo al llamarlo “sombrío” y lo culpó del positivo del mexicoamericano Brandon “Bam Bam” Ríos, en los exámenes que se le aplicaron previos y posteriores al combate que sostuvo en noviembre del año pasado en Macao, China, ante el filipino Manny “Pacman” Pacquiao, pupilo de Roach.

“Yo sé que [Brandon Ríos] tiene un nuevo entrenador de fuerza y no me llevo bien con el tipo [Alex Ariza], y una de las razones por las cuales él ya no trabaja para mí es porque creo que es un poco sombrío, tú sabes. Él solía darle a Manny una bebida todos los días antes de empezar el entrenamiento y le pregunte '¿Qué hay en esa bebida?' él nunca me respondió y yo le dije 'Necesito saber qué hay en esa bebida porque se la estás dando a mi peleador y si algo sale mal yo voy a tener la culpa.' En mi opinión él es un poco sombrío, por lo que al estar ahora en ese campamento no me sorprende lo que pasó,” declaró Freddie Roach.

Para ese combate, Pacquiao y Ríos se sometieron a un control de doping regulado por la Asociación Voluntaria Antidopaje (VADA, por sus siglas en inglés) y tres semanas después se reveló que el púgil mexicoamericano dio positivo a Methylhexaneamine, una sustancia prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que se utiliza como suplemente dietético y descongestionante nasal, y que provoca la sensación de incremento de energía y vitalidad.

El responsable del positivo fue Alex Ariza, quien durante varios años trabajó al lado de Roach sin que ninguno de sus peleadores diera positivo en algún examen antidoping. Claro, ninguno se sometió en su momento, como Pacquiao y Ríos en noviembre, a exámenes aleatorios de sangre y orina, que suelen ser más rigurosos que los que aplican las comisiones de box.

En 2010, el británico Amir Khan reveló a diversos medios de comunicación que durante las concentraciones previas a cada combate, su entonces preparador físico Alex Ariza lo despertaba por las mañanas para darle a beber un licuado cuyo contenido desconocía. Ariza aseguraba que era un simple licuado de vitaminas y proteínas al que llamaba “la mezcla especial”.

El propio preparador físico dejó entrever la posibilidad de que parte del contenido de sus famosos licuados fueran hierbas naturales, por lo que se ganó el mote de “yerbatero”. Sin embargo, siempre ha ocultado su verdadero contenido y al parecer esa información se la llevará consigo a la tumba.

En aquella época los boxeadores que pertenecían al grupo de Freddie Roach y que tenían como preparador físico a Alex Ariza, comenzaron a lucir imponentes sobre el ring y no había pelea en la que no dieran cuenta de sus adversarios de forma impresionante. El “dúo dinámico” se le llegó a llamar a la dupla Roach-Ariza.

Tras el escándalo sobre el supuesto uso de esteroides y la hormona del crecimiento (HGH) por parte de Manny Pacquiao, pupilo de Freddie y compañero de cuadra de Amir, de forma casual y casi por defecto, la totalidad del grupo de peleadores dejaron de ser tan efectivos. Quizá el momento de apogeo de la escuadra, que vivió su pico más alto de mediados de 2008 a medianos de 2011, estaba feneciendo como cualquier otra racha.

Luego vino el desgaste de la relación entre Roach y Ariza y con ello las derrotas; actualmente no trabajan más juntos y la enemistad y mala sangre que se tienen los llevó a protagonizar un altercado en noviembre del año pasado en Macao, días previos al combate entre Pacquiao y Ríos.

Poner en entredicho la honestidad de Alex Ariza deja una gran interrogante en la carrera del peleador filipino, porque su esplendor como pugilista lo vivió precisamente cuando el primero formaba parte de su equipo de trabajo y durante ese tiempo se negó a someterse a exámenes de control de doping en los que se vieran involucradas agujas.

Comenta sobre este articulo