MaidanaBroner pic13012014 b670bAdrien Broner tiene el orgullo herido. Una inmensa paliza del argentino Marcos Maidana el 14 de diciembre en San Antonio, Texas, le destrozó el invicto y le hizo perder la corona welter de la Asociación Mundial (AMB).

Pero todavía dentro de los camerinos del Alamodome, de San Antonio, “El Problema” Broner se mantuvo vociferando a voz en cuello y exigiendo la revancha ante el “Chino” Maidana.

“Te voy a decir una cosa: hagan una revancha”, expresó Broner en el cuarto de vestir, después de salir del cuadrilátero como alma que lleva el diablo y sin exponerse a las preguntas de ritual a que son sometidos los contendientes. “No necesito una pelea de calentamiento. Quiero una revancha”.

A primera vista parecía otra fanfarronería de Broner “exigir” un nuevo pleito, porque Maidana, convertido en nuevo campeón, podría perfilar su estrategia y buscar el adversario que más le conviniera, tanto en lo puramente deportivo, como en lo económico.

Junto a ello, casi de inmediato comenzó a perfilarse Maidana como un rival potencial para Floyd Mayweather Jr., quien aún no ha definido el contendiente ni la fecha de su próximo compromiso en 2014.

Pero con el correr de los días, la compañía Golden Boy Promotións “sacó un inesperado as de la manga”, que hace expedito el combate entre el argentino Maidana y el estadounidense Broner.

“Recibí la confirmación por correo electrónico que Adrien quiere su revancha por lo que ahora voy a hablar con (el jefe de Showtime Sports) Stepeh (Espinosa) para obtener la fecha para la pelea”, dijo Richard Schaefer, máximo ejecutivo de Golden Boy Promotions, a la cadena ESPN.

Schaefer afirmó a ESPN que en el contrato firmado anteriormente por Broner y Maidana existía una cláusula que le permitía al norteño solicitar la revancha en caso de un revés.

No obstante, Schaefer había declarado al finalizar la pelea, la misma noche del sábado 14 de diciembre, que no había ningún aspecto legal que obligara a Maidana a enfrentar nuevamente a Broner.

Ahora Schaefer con gran naturalidad y total desfachatez dio marcha atrás a sus palabras: “cometí un error”, dijo sin dar más explicaciones, ni profundizar en el asunto.

Ensimismado con el tema de la revancha y sin la menor pizca de pena, Schaefer continuó ofreciendo detalles de la pelea que estima puede efectuarse el 19 ó 26 de abril en el StubHub en Carson, California o el Alamodome, de San Antonio, donde se efectuó la refriega anterior.

“Creo que la primera pelea fue una pelea tremenda y una candidata a pelea del año”, continuó Schaefer. “Adrien es todavía muy joven y quiere dejar las cosas claras. Y para Maidana, estoy seguro de que él está relamiéndose al poder poner sus manos sobre Broner nuevamente”.

En realidad el pleito fue “tremendo” para Maidana, vencedor por unanimidad del bocón Broner, quien fue a la lona en el segundo y el octavo asaltos, los dos detalles mas relevantes del inobjetable triunfo del sudamericano.

Fiel a su incontinencia verbal, Broner no ha parado de mostrar su esencia de guapetón de barrio: “La revancha tendrá un resultado diferente, garantizado. Quiero que Maidana tenga sus 15 minutos de fama, porque al final del día, nadie está hablando de su victoria, sino de la derrota de Adrien Broner. Algunas personas ni siquiera saben ante quien perdí. Ellos sólo saben que perdí”.

Poco probable que alguien no sepa ante quien Broner perdió. Pero aunque así fuera, lo que resulta totalmente seguro es que Broner jamás olvidará la paliza que Maidana le propinó el 14 de diciembre de 2013 en el Alamodome de San Antonio, Texas.

Ni siquiera aunque salga con el brazo en alto en la revancha. Porque esa pesadilla lo perseguirá toda la vida.

Comenta sobre este articulo