josesulaiman 6145cMéxico.-Con el fallecimiento de José Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), llega el inevitable recuento de su labor, que dirigió desde el 5 de septiembre de 1975 con innegables contrastes de luces y sombras.

Sulaimán Chagnón, quien nació el 30 de mayo de 1931, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, ascendió de Comisionado en 1968 a presidente en la Convención efectuada en Túnez hace 38 años.

Bajo su administración, el CMB se convirtió en el organismo de mayor reconocimiento dentro pugilismo y de ello dan fe los 160 países afiliados actualmente a sus estatutos.

Aunque recibió muchas críticas por sus decisiones y favoritismo hacia los púgiles mexicanos, a Sulaimán hay que reconocerle que llevó el boxeo de 15 a 12 asaltos, introdujo una cuarta cuerda al cuadrilátero y aplicó el pesaje 24 horas antes del combate.

También creó las divisiones intermedias, lo que incrementó el número de campeones y las oportunidades de los boxeadores, aunque por ello recibió innumerables críticas, al reducir la importancia de los entonces monarcas vigentes.

Otro detalle a favor del legado de Sulaimán es que obligó a los fabricantes de guantes a unir el pulgar al resto del guante, con lo que se evitó que los peleadores golpearan en los ojos de sus rivales con el dedo abierto.

Igualmente obligó a algunas comisiones de boxeo al uso de la repetición instantánea para evitar injusticias en decisiones polémicas de los árbitros, derivadas de cortes por cabezazos.

Aunque es extensa la lista de decisiones controversiales de Sulaimán Chagnón, es justo reseñar que en los años finales de su dirigencia impulsó un buen número de investigaciones médicas para mejorar el deporte.

A ello hay que añadir que recaudó millones de dólares para becar a ex boxeadores que se encontraban en situación precaria, debido a su deteriorada salud e insuficientes ingresos económicos.

A principios de octubre se informó que a Sulaimán, de 82 años, le habían implantado dos “bypass” en el corazón para liberar arterias que tenía obstruidas al 80 por ciento, lo que obligó al veterano dirigente a someterse al tratamiento quirúrgico.

“Todo salió bien”, indicaron las fuentes médicas del Centro Médico de UCLA, en la Universidad de Los Ángeles, California.

El resultado del tratamiento también fue confirmado por Federico Enríquez, vocero del organismo.

“La operación fue un éxito, todo estará bien”, expresó Enríquez. “Su familia lo ha estado acompañando en todo momento y poco a poco retomará sus actividades, aunque lo principal es que no tuvo ningún contratiempo”.

Pero en las últimas horas y tras una estadía de casi cuatro meses en el hospital donde recibió la cirugía, la familia confirmó que la salud del veterano dirigente se había deteriorado, debido a complicaciones relacionadas con la diabetes, problemas cardíacos y un problema renal, que empeoró el cuadro clínico general.

“La situación es delicada, la familia está a la espera de que haya noticias, pero al parecer las posibilidades de una recuperación cada vez disminuyen, pues las cosas se han complicado y la edad es un factor en contra”, dijo una fuente horas antes del deceso.

Comenta sobre este articulo