CaneloAlvarez pic19012014 11985A los fanáticos del boxeo – y todos los seguidores del deporte- les molesta cuando los directivos intentan engañarlos como si fueran tontos, destacando lo intrascendente y obviando lo realmente sustancioso.

En infinidad de ocasiones, los que tienen “el sartén por el mango” resaltan aspectos pocos convincentes cuando le asignan un contrario a sus protegidos e intentan hacer creer que el adversario ¡ideal!

Un caso reciente de ocultar la verdad radica en el enfrentamiento que sostendrán los mexicanos Saúl “El Canelo” Álvarez y Alfredo “El Perro” Angulo, el 8 de marzo en el MGM Grand de Las Vegas, y que será transmitido por la televisora Showtime.

“Canelo” viene de una apabullante derrota por decisión mayoritaria ante Floyd Mayweather Jr. el 14 de septiembre en el MGM Grand Garden Arena, de Las Vegas, donde recibió una cátedra de boxeo del mejor libra por libra del mundo.

Ahora con total desfachatez y para justificar el enfrentamiento Álvarez-Angulo, el promotor de Golden Boy Promotions, Richard Schaefer dijo que habían elegido “al rival más difícil” entre los posibles adversarios del ex campeón mundial Álvarez.

“Cuando le presentamos los oponentes a Canelo para su pelea de regreso, de inmediato tomó el hombre que esperaba que le daría el reto más difícil en el ring y que también le ayudaría a dar a los fans la pelea más emocionante posible”, dijo Schaefer.

Estoy convencido que los lectores de ZDB – al igual que este redactor y todos los que conocieron de las declaraciones de Schaefer- no se creen el cuento de que “El Perro” Angulo presenta un reto mayor, ni tiene las habilidades boxísticas que las del cubano Erislandy Lara o las del también azteca Carlos Molina.

Y tampoco el pleito frente a Angulo ofrece al Canelo las coronas que poseen “El Oro de Guantánamo” Lara o el “King” Molina, monarcas superwelter de la Asociación Mundial (AMB) y de la Federación Internacional (FIB), respectivamente.

¿Qué hay realmente detrás del choque Canelo-Angulo?

En primer lugar tratar de devolverle la confianza al Canelo, con un rival que ya ha visto pasar sus mejores años y viene precisamente de un revés frente a Lara por nocaut técnico en 10 asaltos, el 8 de junio pasado en el Home Depot Center, de Carson, California, donde el rostro del azteca recibió tal golpiza que quedó totalmente desfigurado y casi sin visión se vio obligado a abandonar el pleito.

Lara y Molina son púgiles de mucha movilidad, que dificultarían el imprescindible y necesario triunfo del que está urgido Álvarez para recuperar la confianza y que no sea descartado de la elite del boxeo en la que ha estado por varios años, aunque no faltan detractores que lo consideran un “inflado” por la compañía Golden Boy Promotions e igualmente “protegido” del recién fallecido José Sulaimán, ex presidente del Consejo Mundial de Boxeo.

“Alfredo Angulo encaja a la perfección en todos los aspectos, y esto no sólo será una dura prueba para Canelo, pero sé que los fanáticos del boxeo van a ver toda la acción de principio a fin”, añadió Schaefer.

Desde mi óptica, ahí radica el verdadero sentido de elegir a Angulo: es un boxeador muy guapo, que no pide ni da tregua, pero significa un blanco fácil para El Canelo, debido a su poca movilidad.

El resto es palabrería de Schaefer, Canelo y sus allegados para evitar a Lara y Molina… al menos por el momento.

Después de la victoria por nocaut ante Angulo –ese es mi pronóstico-, veremos qué nuevos ardides publicitarios esbozarán los representantes de Canelo para eludir a Lara, quien ha clamado a los cuatro vientos que desea el pleito frente al pelirrojo mexicano.

El cerco se estrecha cada vez más…

Comenta sobre este articulo