SergioMaravillaMartinez 2543eLiteralmente, el campeón mundial mediano Sergio Martínez “tiró la toalla” en sus exigencias para el combate frente al ex monarca del orbe Miguel Cotto, el 7 de junio en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Los asesores del argentino “Maravilla” Martínez revelaron que habían accedido al último pedido de “Junito” Cotto para que su nombre aparezca delante del de Martínez en la promoción del combate y en los luminosos anuncios de la emblemática instalación de la Ciudad de los Rascacielos.

“Ya me entregué”, dijo Sampson Lewkowicz, asesor de Martínez, a “ESPNDeportes.com”. “El 20 por ciento que faltaba era el nombre (de la pelea) y ya está. Creo que está todo. Que yo sepa no queda nada más. La pelea está en las manos de Cotto ahora”.

Para el resto de los mortales, quizás el punto pueda parecer una solicitud banal, de poca importancia, cuando a simple vista hay elementos mucho más trascendentales que deben figurar en el contrato como son la bolsa para cada competidor, así como repartir las ganancias provenientes de entradas, patrocinio y del pago-por-evento, entre otras muchas.

Pero entre los boxeadores existe un orgullo intrínseco, que roza en muchos casos con el egocentrismo y el narcisismo. Y en este caso parece que se aplica con exactitud, pues durante las últimas semanas ha habido un permanente pulseo por el orden de los nombres en el anuncio del pleito.

“Ahora a ver con qué otra cosa vienen. Ya yo estoy bajándome del caballo”, añadió Lewkowicz, quien advirtió que si las negociaciones no finalizaban antes de que concluyera el mes de enero, Martínez pelearía en Argentina.

En su más reciente combate, “Junito” Cotto (38-4-0, 30 KOs) anestesió en el tercer asalto al dominicano Delvin Rodríguez, el 5 de octubre del pasado año en el Amway Center, de Orlando, Florida.

Ese fue el resurgir de Cotto, de 33 años, después de un par de reveses consecutivos ante los estadounidenses Austin “No Dudas” Trout y Floyd Mayweather Jr., ambos por unanimidad y en 2012, el primero en Nueva York y el otro en Las Vegas.

Por su parte, Martínez (51-2-2, 28 KOs) había arrebatado el título mediano del Consejo Mundial (CMB) al mexicano Julio César Chávez el 15 de septiembre de 2012 en Las Vegas. Después en la primera defensa se impuso por unanimidad al británico Martin Murray, el 27 de abril del pasado año en el estadio Vélez Sarsfield, de Buenos Aires.

En ese último pleito, Martínez sufrió fractura en la mano izquierda junto a otra lesión en la rodilla, que lo obligó a someterse a una cirugía para reparar los daños. A partir de entonces el púgil de 38 años inició el proceso de restablecimiento post-operatorio.

“La cartelera está obligada a llamarse ´Martínez vs. Cotto, no Cotto vs Martínez´. O no hay pelea”, había dicho en un principio el monarca mundial argentino como una de sus principales exigencias.

Pero al final, “Maravilla” Martínez cedió y “tiró la toalla”.

Comenta sobre este articulo