FelixVerdejo 28012014 ac8b8El pasado sábado en Nueva York, EEUU, durante la cartelera estelarizada por el mexicoamericano Miguel Ángel “Mikey” García y el mexicano Juan Carlos “Mini” Burgos, uno de los prospectos más calientes del pugilismo de paga se hizo sentir al salir victorioso con un devastador nocaut a los pocos segundos de haber iniciado su combate.

Me refiero al puertorriqueño Félix “El Diamante” Verdejo, quien superó a los 21 segundos del primer round al mexicano Lauro Alcantar, tras conectarle un gancho de izquierda que le dejó noqueado de cara a las lámparas.

Hasta el momento, Félix Verdejo (10-0, 7 Nocauts) sigue cumplendo cabalmente con todos los obstáculos que le han puesto en el camino. Su proyección es tal que, aun cuando los rivales que enfrenta solo cumplen la función de servirle de sparrings en la aplicación de las técnicas y conocimientos adquiridos en el gimnasio, le visualizan como la próxima gran estrella del boxeo puertorriqueño.

Si bien es muy temprano para emitir juicios de ese tipo, existen las probabilidades de que logre el cometido para lo que se le está preparando, el muchacho viene dejando testimonio de un paso exitoso desde el boxeo amateur y su notable crecimiento en el profesionalismo se puede percibir a poco más de un año de haber debutado.

Situación completamente contraria a la del chino Zou Shiming (3-0), un triple medallista olímpico que despierta más dudas que ilusiones en el universo del boxeo y que aun cuando gana sumas millonarias y se le considera un héroe en China, fue condenado al fracaso prácticamente desde que debutó como profesional en abril del año pasado.

La paradoja de Zou Shiming consiste en que por más brillo que se le intente adjudicar, por más trato de súper estrella que se le quiera dar, por más victorias que le hagan conseguir en su carrera, jamás podrán ayudarlo a escapar a la adversidad porque simplemente no tiene el talento que se requiere para dejar su marca en el boxeo rentado.

Dicen que “por la forma de agarrar la torta se conoce el que es tragón”. Ente Félix Verdejo y Zou Shiming existe un mundo de diferencia: el uno va dejando una estela de calidad en cada combate, mientras que el otro nos sigue demostrando pelea tras pelea que para poder construir a una súper estrella hace falta algo más que toda una maquinaria promocional, hace falta al menos una pisca de talento.

Ya llegará alguien a recordarnos que “no es lo mismo con guitarra que con violín”, sin embargo he de recordarles que sin la experiencia que adquirió en el terreno aficionado, Félix Verdejo sería uno más del montón. Y lo mismo ocurre con muchachos como Oscar Valdés, Vasyl Lomachenko y Anthony Joshua, cuyo futuro también luce prometedor.

La excepción a la regla tiene nombre y se llama Zou Shiming, pero por lo general todo aquel que destaca en el boxeo amateur y que hace la transición al profesional, lleva una gran ventaja sobre los que tuvieron escasa o nula experiencia hasta antes de debutar.

Crédito Fotos: Chris Farina, Top Rank

Comenta sobre este articulo