LuisCollazoVictorOrtiz 30012014 74273Por más tiempo que hayas tenido para sanar de una fractura de quijada, por más que te hayas esforzado en el gimnasio para llegar bien preparado a tu siguiente compromiso, por más fortaleza mental que poseas, si ya no puedes soportas un golpe bien colocado en la barbilla, tu carrera como boxeador está terminada.

La noche de hoy en el Barclays Center de Nueva York, EEUU, el mexicoamericano Víctor “Vicious” Ortiz sucumbió por nocaut en dos rounds ante el puertorriqueño Luis Collazo, tras recibir un gancho de derecho en el mentón que le hizo tomar una rodilla en la lona.

Ortiz quedó conmovido e imposibilitado de seguir en la refriega. El réferi le aplicó la cuenta de protección, pero no hubo reacción alguna por parte del púgil mexicoamericano.

Habían muchas esperanzas en que Víctor Ortiz pudiera regresar por sus fueros y aprovechar el empuje que significó el pelear frente a Floyd Mayweather Jr. y participar en el reality show Dancing with the Stars (Bailando con las Estrellas) y en la película Los Indestructibles 3, pero desgraciadamente ya no es el mismo boxeador que en 2011 llegó a conquistar una corona del mundo.

Ortiz sufrió una fractura en la quijada durante su combate del 23 de junio de 2012 ante el también mexicoamericano Josesito López y debido a ello tuvo que abandonar la justa al finalizar el noveno round.

El propio “Vicious” aseguró previo a su pleito de esta noche que se encontraba 100% recuperado, sin embargo no pudo superar la prueba de ácido, que era el soportar los golpes sin careta y con guantes de 8 onzas.

Una pena que se acabe así la carrera de un joven que está por cumplir los 27 años de edad, pero el boxeo no es un juego y todo atleta se expone a accidentes de este tipo cuando decide ganarse la vida peleando en un ensogado.

En cuanto a Luis Collazo, creo que él merece volver a pelear por un título del mundo y quizá Keith Thurman, el campeón welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), sea el oponente ideal.

Comenta sobre este articulo