barthelemy-31012014 77daeLa Comisión de Deportes de Combate del Estado de Minnesota (MOCS, en inglés) anuló el nocaut que le propinó el cubano Rancés Barthelemy al dominicano Argenis Méndez en el segundo asalto, el 3 de enero en Minneápolis, en el que el quisqueyano expuso la corona mundial de la división ligera, correspondiente a la Federación Internacional (FIB).

“Kid Explosión” Barthelemy (20-0-0, 13 KOs) había anestesiado a “La Tormenta” Méndez (21-3-1, 11 KOs) en los instantes finales del asalto, pero durante su demoledor ataque sonó el gong de los tres minutos que concluía las acciones del período en el Target Center.

La actuación del árbitro estadounidense Pete Podgorski resultó desafortunada para el desenlace del pleito, ya que no se encontraba bien ubicado y fue incapaz de impedir que Barthelemy rematara impunemente a Méndez después del sonido metálico, por lo que hubo un segundo campanazo, que “despertó” a Podgorski de su letargo.

Momentos antes, Barthelemy había enviado también a la lona a su rival, con una combinación de ambas manos al cuerpo y el rostro, que cerró con un potente gancho de izquierda. Podgorski aplicó la cuenta reglamentaria, pero el cercano final era previsible.

“Ambas partes aceptaron que al menos hubo un golpe después que sonó la campana que marcó el final del segundo asalto”, escribió en un comunicado Ken B. Peterson, comisionado del Departamento del Trabajo y la Industria de Minnesota.

“Y la decisión del árbitro de considerar que el señor Méndez fue noqueado legalmente hay que considerarla como un error humano”, añadió Peterson.

El directivo precisó que un comisionado “tiene la potestad de ignorar la decisión de un árbitro y hacer cumplir los términos de las reglas”.

En consecuencia, Peterson afirmó que “el combate entre Barthelemy y Méndez es declarado sin decisión (No Contest)”, aunque aclaró que “el Estado de Minnesota es ajeno a quien posee el título como resultado de la decisión. La FIB, no el Estado de Minnesota, es la que posee la autoridad sobre sus títulos”.

Aunque la FIB no se ha pronunciado al respecto y mantiene en su página en Internet (www.ibf-usa-boxing.com) el desenlace original ocurrido sobre el cuadrilátero, los asesores del cubano disponen de 30 días para apelar la decisión de la Comisión de Minnesota.

No obstante, aseguran que si ese recurso legal no encuentra respuesta favorable, entonces pedirían a la FIB una nueva pelea lo antes posible.

“Me siento mal, porque creo que se ha cometido una injusticia, pero esto me hará más fuerte”, dijo Barthelemy al diario “El Nuevo Herald”. “Tanta demora para ratificarme como campeón me tenía preocupado. Ahora se confirman esos temores”.

En el campamento de Barthelemy consideran que Méndez, luego de recuperar el título por la decisión de la Comisión de Minnesota, podría utilizar cualquier subterfugio y evitar a toda costa enfrentar nuevamente al cubano.

“Estimo que Méndez nunca le dará una nueva oportunidad a Rancés”, dijo Luis de Cubas, uno de los responsables de la carrera de Barthelemy. “Eventualmente (Méndez) subirá de peso, pero no le dará otra opción a nuestro muchacho”.

Falta conocer si la FIB ratifica el resultado de la Comisión de Minnesota y obliga a Méndez a enfrentar en forma obligatoria a Barthelemy.

O si se hace de la vista gorda y deja que Méndez decida su futuro y a Barthelemy lo coloca en un limbo temporal hacia el título que obtuvo en forma convincente gracias al poder de sus puños, al margen de los resquicios en la interpretación de las reglas.

Comenta sobre este articulo