Chris Arreola (36-3, 31 KOs) y Bermane Stiverne (23-1-1, 20 KOs) se frotan las manos, y esperan ponerlas cuanto antes sobre el vacante cinturón mundial de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), ahora que una mole de más de dos metros, que responde al nombre de Vitali Klitschko, no se interpone en el camino. Otra larga fila de contendientes también se alista para el asalto al único trofeo que ha quedado fuera de las vitrinas de los hermanos ucranianos, particularmente el británico Tyson Fury (21-0, 15 KOs), quien aún piensa que merecía ocupar el lugar de Arreola, por méritos propios, en su regreso al ring tras casi diez meses de inactividad (esperando por David Haye, más de lo que Penélope por Odiseo).

Wladimir a la decimosexta defensa de su reinado en los pesados

El festín de los aspirantes continuará, al menos por otros tres meses, pues el menor de los Klitschko, Wladimir, tiene otros negocios que atender antes de recuperar para la familia el cetro del CMB. El monarca del orbe por la Asociación Mundial (AMB), la Federación Internacional (FIB) y la Organización Mundial (OMB), estará de vuelta a la carga. Tom Loeffler, principal ejecutivo de K2 Promotions (la promotora de los Klitschko), anunció el lunes que Wladimir (61-3, 51 KOs) efectuará la decimosexta defensa consecutiva de sus cinturones mundiales ante Alex Leapai, uno de sus retadores obligatorios, quien tendrá la difícil misión de escalar, el venidero 26 de abril, al ring del Konig Pilsener Arena en Oberhausen, Alemania.

Gracias al anuncio de la pelea, los aficionados al boxeo tendrán la oportunidad de conocer a Alex “Corazón de León” Leapai (30-4-3, 24 KOs). El nacido en Samoa hace 34 años, naturalizado australiano, recibió por parte de la OMB, el dudoso privilegio de medirse al mandamás de la división, gracias al nocaut que le propinó el 23 de noviembre, en Alemania, al ruso Denis Boytsov (33-1, 33 KOs).

Boytsov, quien sufrió la primera derrota de su carrera, tenía previsto contender por el fajín mundial en marzo, después de que Klitschko rivalizara con Alexander Povetkin (26-1, 18 KOs). Pero una vez más se probó cuán peligrosos son los combates de “calentamiento” (tune-up), especialmente en la categoría de los pesados: Leapai llevó a la lona dos veces al ruso, camino a una fácil decisión unánime, y de la noche a la mañana, aunque el pleito no había sido declarado como eliminatorio por la OMB, los directivos de ésta decidieron darle la oportunidad de probar suerte con el monarca absoluto de la división y campeón de los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996.

El apodado como “Doctor Martillo de Acero”, llega a este nuevo reto tras su victoria del pasado 5 de octubre, en Moscú, ante el ídolo local Alexander Povetkin. Aquella noche, en la urbe moscovita, el mayor entretenimiento para los aficionados que abarrotaron el Estadio Olimpiski, fue la presentación en vivo de la banda de pop metal “Gorky Park”. Fuera del ambiente festivo, en lo puramente deportivo Klitschko desplegó una de sus presentaciones más deslucidas, con constantes agarres a lo largo de los 12 asaltos, que bien pudieron merecerle más de una penalización. No obstante, las cuatro visitas de Povetkin a la lona, y su incapacidad para llevar el combate a la corta distancia y neutralizar los persistentes abrazos, le garantizaron al campeón defensor un veredicto unánime por holgado margen.

Con relación a su próximo oponente, Wladimir ya había confesado en diciembre, que conoció por primera vez de su existencia por la sorpresa que dio ante Boytsov. Durante el anuncio de la nueva defensa de su cetro, el gigante ucraniano (1.98 m, 245 libras) aseguró que no subestimaría a su contrincante (1.83 m, 245 libras): “Él ha mostrado gran poder en su pegada y mucho corazón, Pero, sobre todo, que puede asimilar golpes y que se siente confiado en el rol de virtual perdedor. Estaré muy concentrado y me prepararé al 100 por ciento, como siempre, a la espera de este próximo reto.”

La única esperanza del devenido retador será un golpe de suerte, que traiga de vuelta a la memoria de Klitschko el fantasma de sus tres descalabros por la vía del cloroformo. Pero Wladimir está muy lejos de aquel púgil que sucumbió ante Ross Puritty (31-20-3, 27 KOs) en 1998, Corrie Sanders (42-4, 31 KOs) en 2003 y Lamon Brewster (35-6, 30 KOs) en 2004. Aunque su mentón sigue siendo su talón de Aquiles, hoy se resguarda tras un efectivo jab y un devastador recto de derecha, dos armas letales que Emanuel Steward le ayudó a depurar.

Como lanzar una predicción sería subestimar la intelección boxística de cualquier aficionado, agreguemos solo que el rey indiscutible de los pesos completos buscará su decimoctavo fuera de combate en peleas de campeonato y su vigésimo tercer éxito, frente a dos reveses (ante Sanders y Brewster). Alex Leapai necesitará mucho más que un “corazón de león” para estremecer al mundo del pugilismo, con un triunfo que se convertiría en la sorpresa del siglo XXI.

OliverMacCall 03022014 1079e

Oliver MacCall continuará boxeando en Polonia a los 48 años

En Polonia, un más que venido a menos Oliver McCall, registró la septuagésima pelea de su carrera boxística como profesional. A sus 48 años, la noticia trae consigo una mezcla de lástima y vergüenza ajena. El hombre que dejara boquiabiertos a todos los aficionados y entendidos con su espectacular nocaut a expensas de Lennox Lewis en 1994, el mismo que se coronara campeón mundial del CMB, que venciera a una leyenda como Larry Holmes y rivalizara con algunos de los principales pesos completos de la década de los noventa del siglo pasado, aún se resigna a colgar los guantes.

Para mayor tristeza, “Atomic Bull” McCall, quien fuera el principal sparring del Mike “Iron” Tyson de finales de los ochenta, se ha convertido hoy en una suerte de sparring, pero de prospectos polacos. En su más reciente combate, pactado a 8 asaltos, el estadounidense venció al hasta entonces imbatido magiar Marcin Rekoswki (12-1, 10 KOs), por decisión dividida, con dos votaciones de 77-75 a su favor, y una de 76-75 en su contra.

La refriega, efectuada en cartelera nocturna sabatina en el Hala Guardia de la sureña ciudad polaca de Opole, fue una suerte de venganza, pues Rekowski había vencido con anterioridad al hijo de Oliver, Elijah.

McCall (56-13, 37 KOs), que al menos se mostró en buena forma física con un peso de 240 libras, ya tiene planeado un nuevo pleito, su tercero consecutivo en suelo polaco y cuarto en Europa, desde que comenzara en mayo de 2012 su tour por el viejo continente, sucumbiendo a manos de Francesco Pianeta (28-1-1, 15 KOs). El próximo contrincante del norteamericano será otro polaco, Andrzej Wawrzyk (28-1, 14 KOs), quien sólo ha perdido con Povetkin, y en la misma cartelera del sábado, humilló al británico Danny Williams (45-20, 34 KOs), otro que ha rebasado las cuatro décadas y se resigna a aceptar el paso de los años. Esperemos que el Wawrzyk-McCall sea un plan que no llegue a concretarse.

Comenta sobre este articulo