supermedio a0c32El 1 de marzo del presente año se realizarán un par de revanchas que alterarán el destino de la división de peso súper medio y posiblemente otra de similares características se lleve a cabo el 31 de mayo. Cada una de ellas colocará a los ganadores en el tope de la categoría y a los perdedores en una encrucijada.

Y aunque estamos hablando de peleas de gran nivel, tres de los involucrados se encuentran en una posición en la que la derrota no es una opción.

La primera de ellas se efectuará en Magdeburgo, Alemania, y será la tercera vez que el armenio “King” Arthur Abraham se enfrente al ruso-alemán Robert Stieglitz, quien viene de derrotarlo por nocaut técnico en cuatro rounds.

Arthur Abraham ganó el primer combate de forma apretada, pero en la revancha un upper de derecha que Robert Stieglitz le conectó en el segundo round le provocó una hinchazón en el párpado izquierdo que terminó por cerrarle el ojo. A partir de allí la pelea pasó de competitiva a unilateral y al comienzo del cuarto round el réferi determinó que era todo para el “Rey Arturo” y se decretó la victoria por nocaut técnico en favor de Stieglitz.

Será esta la pelea de campeonato número diecisiete que Abraham tenga que librar y a sus 33 años no puede permitir que el título mundial súper mediano de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) que ostenta el ruso-alemán sea el último que discuta en su carrera, pues perdiendo tendría que optar por el retiro para no servir de escalón de otros contendientes de su división.

La segunda pelea también se realizará el 1 de marzo, pero tiene como sede el Álamo Dome de San Antonio, EEUU, y será protagonizada por “El Hijo de la Leyenda” Julio Cesar Chávez Jr. y al texano Brian Vera.

Ambos chocaron por primera ocasión en septiembre del año pasado y el resultado dejó con un mal sabor de boca tanto a los fanáticos como a la prensa especializada, pues la impresión generalizada es que a Chávez le dieron la victoria de forma injusta.

Perder contra Vera no solo le saca del trayecto que sigue hacia la conquista de su segunda faja del mundo en diferentes divisiones de peso, sino que también lo forzaría cambiar de hábitos y a reformar de drásticamente a su equipo de trabajo, ya que en la actualidad él es quien manda y el que marca las pautas a seguir en los campos de entrenamiento.

La falta de mando le viene generando serias críticas y los últimos dos fracasos que tuvo en el ring han obedecido en gran medida a que como él es quien paga a sus entrenadores, cree que debe tener la última palabra a la hora de tomar decisiones.

Usted podrá preguntarse ¿Qué resultado sería peor?, porque venciendo a Vera continuará con su mismo sistema y nada cambiaría aun cuando recontratara a Freddie Roach. Ya vimos que ni siquiera el afamado entrenador pudo meterlo en cintura durante la preparación para su pelea frente al argentino Sergio Martínez.

Además perdería gran parte del arrastre que conserva por ser hijo de “El gran campeón mexicano” J.C. Chávez y dejaría de ser viable para la empresa Top Rank el pagarle sumas millonarias si su rendimiento en el ring no es consecuente.

La tercera y última es tal vez la más atractiva, ya que emparejaría de nueva cuenta a los pugilistas que protagonizaron “la pelea del año” en Gran Bretaña, a los ingleses Carl “The Cobra” Froch y “Saint” George Groves.

Su primera entrevista ocurrió en noviembre del año pasado y Carl Froch se impuso por nocaut técnico en nueve rounds. Pero la detención del réferi fue tan polémica que por unanimidad los aficionados que asistieron a la Phones 4u Arena de Manchester, Inglaterra, protestaron y clamaron por un desquite.

La revancha entre Froch y Groves aún sigue en el aire debido a que este último no está de acuerdo en la suma que le ofrecen ni en que la pelea se vaya a subasta –a finales de enero fue ordenada por la Federación Internacional de Boxeo (FIB)- porque al haber brindado una excelente actuación cree merecer las perlas de la virgen y no la parte más baja de la división de 85-15 que tendría la bolsa del combate en caso de subastarse.

Quien en un principio estaba renuente a realizar la reyerta era el propio Froch, pero entendió que su mal desempeño vino a opacar su exitosa trayectoria y que si no se quita ese muerto de encima quedará estigmatizado el resto de su carrera.

Tampoco puede permitirse perder, porque resignando las coronas mundiales de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la FIB ante Groves, estaría cayendo varios escalones en el escalafón de peso súper medio y la oferta monetaria que recibió para combatir en Estados Unidos contra Julio Cesar Chávez Jr., se reduciría de forma significativa.

Crédito Fotos: Getty Images

Comenta sobre este articulo