OW905852 7503bAunque el invicto púgil estadounidense Terence Crawford confía en obtener la victoria como visitante ante el campeón mundial británico Ricky Burns el 1 de marzo en Escocia, su mayor preocupación radica en la actuación de los jueces encargados de evaluar el pleito.

El “Cazador” Crawford teme que los oficiales le arrebaten el triunfo, tal como le ocurrió al mexicano Raymundo “Sugar” Beltrán, quien recibió un injusto empate frente a Burns, cuando en realidad ganó la pelea en la ciudad de Glasgow.

Tan significativo resultó el fallo que hasta la propia prensa británica criticó a los jueces Richard Davies (114-114) y Andre Van Grootenbruel (113-115), el primero por estimar que cada uno de los contendientes ganó seis rounds, en tanto el holandés Van Grootenbruel vio imponerse a Burns en siete de los 12 episodios. La excepción fue Carlos Ortíz, quien entregó boleta favorable a Crawford 115-112.

“Raymundo Beltrán claramente derrotó a Ricky Burns. Y fue tan claro como las lágrimas de un bebé”, escribió el diario “The Telegraph” en el análisis del combate, efectuado el 7 de septiembre del pasado año.

Como para que no quedaran dudas, el rotativo señaló: “Fue un empate por la incompetencia de los jueces”.

En la reyerta, Burns sufrió fractura de la mandíbula, que pudo ocurrir en el segundo asalto, de acuerdo con la evaluación del especialista que lo atendió al finalizar el combate. Posteriormente a Burns le instalaron una placa de platino en la zona afectada.

Crawford enfatizó que no desea desaprovechar esta oportunidad de luchar por un título mundial, ya que en ocasiones solamente se presentan una sola vez en la vida. De ahí que haya aceptado el choque con Burns.

“Sé lo que pasó con Beltrán allá”, dijo Crawford. “Y aunque una pequeña bombilla de alerta se encendió en mi cerebro cuando me dijeron que la pelea sería en Glasgow, mi corazón me dijo ve a buscar ese título”.

El peleador estadounidense expresó que solo desea “una evaluación justa de la pelea” y para ello sus representantes han solicitado jueces neutrales, que no echen por la borda lo que ocurra sobre el cuadrilátero.

Con 26 años y considerado un púgil de grandes habilidades y buen dominio técnico, “El Cazador” Crawford marcha invicto en 22 combates, 16 de ellos ganados por la vía del cloroformo.

En 2013, Crawford alcanzó tres triunfos, dos por unanimidad y el otro antes del límite frente al mexicano Alejando “Flacucho” Sanabria, el 15 de junio, en el American Airlines Center, de Dallas, Texas.

Más reciente se impuso al ruso Andrey Klimov, el 5 de octubre, en el Amway Center, de Orlando, Florida, donde recibió grandes elogios por su versatilidad sobre el cuadrilátero.

Por su parte, el promotor Bob Arum, gerente general de la compañía Top Rank, que representa a Crawford, también se refirió a la necesidad de que hayan jueces neutrales en la pelea que será la cuarta defensa de Burns del cinturón ligero de la Organización Mundial (OMB).

“Estoy preocupado acerca de eso (los jueces), dijo Arum. “Y hablé con Paco Valcárcel, el presidente de la OMB para que designen los mejores jueces neutrales en la pelea Burns-Crawford”.

Arum precisó que se trata de un duelo muy importante para Crawford, de quien espera se convierta en una superestrella de la disciplina. “Estoy seguro que vamos a ver un combate espectacular y junto a ello una destacadísima actuación de Crawford”.