YUNIER-DORTICOS 55b1aSan Diego.-En choque de invictos, el prometedor púgil cubano Yunier Dorticós derrotó por nocaut técnico en el primer asalto al brasileño Hamilton Ventura, el 28 de febrero en el Hotel Crowne Plaza, de San Diego, California.

El llamado “Dr. KO” Dorticós elevó a 16 los triunfos consecutivos por la vía del cloroformo en su carrera y de paso conquistó los cetros crucero Interino Fedelatino de la Asociación Mundial (AMB) y Latino del Consejo Mundial (CMB).

La impresionante victoria ante “Refrigerador” Ventura (13-1-1, 11 KOs), a quien derribó tres veces en el asalto inicial, ubica ahora a Dorticós entre los 15 primeros de ambas organizaciones y con posibilidades de pelear por los cinturones Plata e Internacional del CMB que se encuentran vacantes.

“Dorticós es el futuro de los cruceros en América”, dijo Louis Fonseca, vicepresidente de la empresa Caribe Promotions, que rige los destinos del cubano. “Dicen que la categoría no es atractiva, porque ni son completos ni semicompletos. Pero con Yunier eso va a cambiar”.

Nacido en la centro-sureña provincia de Cienfuegos y después trasladado a la capital cubana, Dorticós tuvo una exitosa trayectoria en la isla, pues a los 19 años fue captado para el equipo Nacional, donde se enfrentó a los mejores 81 kilos de esa época.

Y en 2005, aún sin cumplir los 20 años, representó a Cuba en la Copa del Mundo, en Moscú, Rusia, donde finalizó con medalla de plata al perder en la final por una lesión en la mano derecha ante el kazajo Yerdos Zhanabergonov.

Cuatro años más tarde, ya residiendo en Miami, Dorticós debutó por la puerta grande en el boxeo de paga con nocaut en el cuarto episodio al dominicano Hilario Guzmán, a quien nuevamente derrotó antes del límite el 18 de agosto de 2010, cuando el quisqueyano decidió colgar los guantes.

Explosivo, con gran pegada y habilidades sobre el ring, Dorticós ascendió vertiginosamente y en 2011 aniquiló a sus tres rivales por la vía del sueño: Epifanio Mendoza (TKO-2), José L. Herrera (TKO-2) y Livin Castillo (TKO-3), este último enfrentamiento el 18 de noviembre.

Semanas después del triunfo ante Castillo, Dorticós tuvo un incidente de violencia doméstica, estuvo en prisión y pasó largos meses de probatoria. Junto a ello, Dorticós tuvo que someterse a terapias para controlar su carácter violento y agresivo.

“Llegué a creer que estaba acabado como boxeador”, dijo Dorticós al referirse al incidente con su esposa que lo llevó a la cárcel. “Pensé que no servía para nada, pero ahora he aprendido a controlar mis emociones y ya hice las paces con mi esposa por el bien de nuestra hija”.

La cima de la categoría crucero está en poder casi exclusivo de los europeos. Los campeones son el polaco Krzysztof Wodarczyk (CMB), el ruso Denis Lebedev (AMB), el alemán Marco Huck (OMB), el inglés Ola Afolabi (OIB) y el también cubano Yoan Pablo Hernández (FIB).

“Espero pelear nuevamente en abril o mayo y luego mirar bien en serio hacia arriba”, dijo Dorticós, quien este sábado 1 de marzo cumple 28 años. “No estoy desesperado y menos perdido, pues con mi edad estoy en el inicio de esta fuerte división”.

Dorticós reconoció que el camino ha sido duro, pero poco a poco recuperará el tiempo perdido y su nombre figurará entre los mejores pesos cruceros del momento.

“NO han sido tiempos fáciles, han pasado cosas, he cometido errores, pero mi boxeo no se ha visto afectado, porque nunca he dejado de entrenar”, afirmó. “Ahora mi confianza está por las nubes y no paro hasta ser campeón mundial”.