Cristian Mijares pic03032014 f7664México.-No intenta Cristian Mijares “tapar el sol con un dedo” cuando se refiere al futuro de su carrera como boxeador. Mijares es consciente que a los 32 años y con 51 peleas profesionales, hay poco camino por delante antes de colgar los guantes en este exigente deporte.

Pero al mismo tiempo Mijares es optimista sobre su próximo combate frente al también azteca Leo “Terremoto” Santa Cruz, el 8 de marzo en el MGM Grand Garden, de Las Vegas, donde el pleito estelar lo escenificarán también dos mexicanos: Saúl “Canelo” Álvarez (42-1-1, 30 KOs) y Alfredo “EL Perro” Angulo (22-3-0, 18 KOs) en la división superwelter.

Ex monarca de la división supermosca, Mijares (49-7-2, 24 KOs) intentará arrebatarle a Santa Cruz (26-0-1, 15 KOs) el cinturón supergallo del Consejo Mundial (CMB), que su rival obtuvo por nocaut en el tercer episodio frente a Víctor Terrazas, el 24 de agosto del pasado año, en Carson, California.

Coincidentemente, “El Vikingo” Terrazas había conquistado la faja vacante, por decisión dividida, frente a Mijares cuatro meses antes, el 20 de abril, en el Distrito Federal mexicano.

“Primero Dios, voy a ser campeón”, dijo Mijares a pocas horas del trascendental enfrentamiento. “Regreso con mucha hambre y estoy muy confiado en la preparación que realicé”.

Tras el fracaso ante Terrazas, Mijares suma dos victorias, la más cercana por la vía del sueño en el tercer capítulo ante el mexicano Jeovanny “El Bambino” Sotto, el 14 de diciembre de 2013 en la capital mexicana.

“Me han ayudado mucho las caídas que he tenido y voy a retirarme como campeón”, enfatizó Mijares, quien conquistó la faja de las 115 libras por noucaut técnico en el décimo asalto frente al japonés Katsushige Kawashima, el 3 de enero de 2007 en Tokio.

Mijares cedió la corona y también las de la Federación Internacional (FIB) y de la Asociación Mundial (AMB), que consiguió después, por nocaut técnico en el noveno rounf frente al zurdo armenio Vic “Raging Bull” Darchinyan, el 1 de enero de 2008, en el Home Depot Center, de Carson, California.

Tampoco Mijares ignora la calidad de Santa Cruz, quien ha escalado a la cima de las 122 libras gracias a su calidad.

“Leo es un peleador súper fuerte, es uno de los campeones más sólidos, pero me gustan los retos fuertes”, expresó Mijares. “Tira muchísimos golpes, pero es el estilo que me acopla. Posee juventud y ganas, pero yo tengo el boxeo para hacerle difícil la faena”.

Comenta sobre este articulo