Carlos Molina pic05032014 48963Las Vegas.-Las cifras en ocasiones ocultan la realidad. Es el caso del invicto estadounidense Jermall Charlo, quien suma 17 victorias, con 13 nocauts, sin la sombra del revés, pero entre sus víctimas no aparece ningún rival de relieve.

Ahora “El Gemelo de Acero” Charlo intentará arrebatarle el cinturón superwelter de la Federación Internacional (FIB) al monarca Carlos Molina, un peleador que como todos los nacidos o descendientes mexicanos, no dan tregua ni respiro sobre el cuadrilátero.

El pleito está enmarcado en una cartelera de lujo, que será transmitida mediante el sistema de pago-por-evento a través de la cadena Showtime e incluye también el duelo entre los mexicanos Saúl “Canelo” Álvarez-Alfredo “El Perro” Angulo y los igualmente aztecas Leo “Terremoto” Santa Cruz y Cristian Mijares.

Santa Cruz (26-0-1, 15 KOs) defenderá el cinturón supergallo del Consejo Mundial (CMB), que alcanzó frente a su coterráneo Víctor “El Vikingo” Terrazas, el 24 de agosto del pasado año.

“He trabajado muy duro y Molina es solo un obstáculo más en mi carrera”, dijo Charlo al sitio “Badlefthook.com”. “Una vez que lo haya derrotado siento que estaré en la cima por mucho tiempo”.

Con 23 años y nacido en Richmond, Texas, Charlo ganó sus tres combates en 2013, dos de ellos por la vía del cloroformo. En su más reciente enfrentamiento obtuvo el veredicto de los tres oficiales ante el estadounidense de origen puertorriqueño Gabriel Rosado, el 25 de enero en Washington, la capital de Estados Unidos.

“Es una gran oportunidad para mí, ya que con solo 20 combates estoy peleando por un título mundial”, añadió Charlo. “Soy un boxeador de la élite y tengo junto a mi un equipo de trabajo de primer nivel. Solo es cuestión de tiempo”.

“King” Molina suma tres triunfos al hilo desde su revés ante el estadounidense James Kirkland, el 24 de marzo de 2012, en Houston, Texas, donde sufrió una caída y tras el conteo reglamentario, uno de sus asistentes entró al cuadrilátero, lo que motivó que fuera descalificado por el responsable de impartir justicia.

Ahora efectuará la primera defensa del cetro, que conquistó en un deslucido pleito ante el entonces campeón Ishe “Sugar Shay” Smith, el 14 de septiembre pasado, en Las Vegas.

La carrera de Molina ha tenido sus altibajos dentro y fuera del ring. Dos años estuvo alejado de los cuadriláteros como resultado de una infructífera lucha promocional con el veterano Don King.

En el regreso empató con el zurdo cubano Erislandy Lara, el 25 de marzo de 2011 y a continuación doblegó por nocaut en el séptimo a Allen Conyers el 29 de abril y por fallo unánime al puertorriqueño Kermit Cintrón, el 9 de julio, en el Home Depot Center, de Carson, California. Después vendría el fracaso ante Kirkland.

Comenta sobre este articulo