Deontay Wilder 16032014 38c64Bayamón.-Solo dos golpes en el primer asalto necesitó el gigante estadounidense Deontay Wilder para derrotar a su compatriota Malik Scott, el 15 de marzo en el Coliseo Rubén Rodríguez, de Bayamón, Puerto Rico.

Con el resultado “El Bombadero de Bronce” Wilder se anotó la trigésima primera victoria, todas antes del límite, en su incipiente carrera profesional, que se inició también por la vía rápida el 15 de noviembre de 2008.

Wilder y Scott comenzaron el pleito sin arriesgar mucho. Mejor dicho, sin arriesgar nada. Los dos danzaron por el cuadrilátero manteniéndose a distancia por alrededor de 80 segundos.

Pero cuando habían transcurridos minuto y medio de estudio, Wilder llegó con una izquierda al rostro de su rival y a continuación propinó un potente recto de derecha que envió a Malik a la lona.

El derrotado cayó en forma aparatosa sobre las cuerdas y de allí no pudo reponerse, mientras el árbitro Roberto Ramírez hacía la cuenta completa y decretaba el fin del choque.

Se vaticinaba que Scott debía convertirse en la prueba más exigente en la trayectoria de Wilder, un mastodonte de 6,7 de estatura, quien antes del enfrentamiento ocupaba el tercer lugar de la clasificación del Consejo Mundial (CMB), detrás del canadiense Bermane Stiverne y el estadounidense Chris Arreola, próximos rivales el 15 de abril por la corona vacante de los pesados, versión Consejo Mundial (CMB).

Además de la anestesiante fuerza de los puños, Wilder posee grandes habilidades que adquirió en la época estudiantil, cuando jugó el denominado fútbol americano y el baloncesto.

La vertiginosa carrera de Wilder ya comienza a acaparar reconocimientos de sobresalientes personalidades del boxeo, después de conquistar la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín-2008, donde ganó dos peleas y perdió por puntos en semifinales con el italiano Clemente Russo.

Richard Schaefer, gerente general de la compañía Golden Boy Promotions, que guía los destinos de Wilder, afirmó con total seguridad que en poco tiempo el gigante de 6,7 pies ostentará la corona universal.

“Mi predicción es que en los próximos 12 meses (Wilder) será campeón mundial”, dijo hace pocos días atrás Schaefer al sitio “BoxingScene.com”. “Es fuerte, tiene carisma, personalidad ganadora y muchas habilidades en el cuadrilátero”.

De los 31 rivales anestesiados por Wilder, solo tres han conseguido llegar hasta el cuarto round. Y ahí también cayeron. El más reciente fue el estadounidense Nicola “Hombre de Piedra” Firtha, el 26 de octubre de 2013, en Atlantic City, Nueva Jersey, donde disputaron el título Continental del CMB.

Aunque Firtha extendió la agonía hasta el cuarto episodio, Wilder lo envió a la lona en par de ocasiones en el asalto inicial y de ahí en lo adelante lo golpeó con impunidad hasta el fin de las acciones.

Malik Scott (36-1-1, 13 KOs, un veterano de 6,4 pies de estatura y 33 años había sufrido el único revés de su carrera ante el británico Dereck Chisora por nocaut técnico en el sexto episodio, el 20 de julio del pasado año, en la Wembley Arena, de Londres, Inglaterra, donde disputaron la vacante Internacional de la Organización Mundial (OMB).

El pasado 24 de enero, Scott había derrotado por la vía del cloroformo en el segundo round a Grover Young, en Shelton, Washington.

Comenta sobre este articulo