Pacquiao Bradley 28032014 3fdffA juzgar por las palabras, el retador filipino Manny Pacquiao y el campeón mundial estadounidense Timothy Bradley están muy motivados para el combate revancha que sostendrán el 12 de abril en Las Vegas, donde estará en juego la faja welter de la Organización Mundial (OMB).

Invicto en 31 combates, “La Tormenta del Desierto” Bradley recibió dudoso fallo favorable de dos jueces ante “Pacman” Pacquiao (55-5-2, 32 KOs) el 9 de junio de 2012 y con ello obtuvo el título que ahora expondrá.

La decisión provocó tal rechazo que obligó a la AMB a crear una comisión para analizar lo ocurrido sobre el cuadrilátero. Y aunque solo tiene validez moral, el panel de seis jueces reconoció ganador a Pacquiao, tal como expresaron una amplia mayoría de los fanáticos y analistas que presenciaron el choque.

El revés de Pacquiao puso fin a una racha de 15 triunfos consecutivos y de paso le hizo perder la faja welter de la AMB, que había conquistado frente al puertorriqueño Miguel “Junito” Cotto en 2009 y defendía por cuarta ocasión.

Un nuevo y espectacular revés por nocaut en el sexto asalto tuvo Pacquiao seis meses después ante el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez, lo que hizo pensar que la carrera del asiático se encontraba en franco declive y en vías de colgar los guantes definitivamente.

Pero Pacquiao, ahora con 35 años, resurgió como Ave Fénix con un sólido triunfo unánime ante el estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos, 24 de noviembre pasado, en Macao, China, con lo que cual se agenció la faja vacante Internacional de la OMB.

“Tengo la misma motivación que cuando comencé a boxear”, dijo Pacquiao en su página personal de Internet. “Amo el boxeo y amo ganar. Cuando eso no ocurra, finalizaré mi carrera profesional”.

Pacquiao afirmó que la pelea ante Bradley tiene un significado especial, porque considera que en la anterior fue perjudicado por los jueces y desea que la corona regrese a sus manos, a quien en realidad le corresponde.

“Nadie ha derrotado a Bradley y quiero ser el primer nombre en su columna de derrotas, aunque sé que no va a ser fácil”, añadió el asiático. “Todavía tengo el hambre y el deseo de ganar y aprecio que Bradley me dio esta revancha para probarlo. Por desgracia para él, no voy a devolverle el favor con amabilidad”.

Bradley, de 30 años, admitió que el triunfo ante Pacquiao fue “el más oscuro de mi vida”, pero ahora se propone cambiar esa mala imagen con un resultado convincente.

“Tengo mucho que probar contra Manny y demostraré que el triunfo en la primera pelea no fue un golpe de suerte”, preciso a ESPNDeportes. “En esa ocasión no llegué bien, pero ahora estoy al cien por ciento”.

La “Tormenta del Desierto” señaló que sus victorias posteriores frente al ruso Ruslan Provodnikov y el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez le habían aportado mucha confianza en sí mismo.

He ganado mucha experiencia en mis últimas dos peleas, en particular contra Juan Manuel Márquez, quien es un gran campeón, un gran boxeador. Y por supuesto en la contienda del año contra Ruslan Provodnikov, precisó el púgil estadounidense.

“Voy a demostrar que soy un peleador diferente, una fiera diferente, para convencer a los fanáticos y a todos”, argumentó Bradley. “La otra vez el público no me dio el crédito, pero esta vez me lo ganaré al triunfar por un largo margen”.

Comenta sobre este articulo