Lopez Gamboa 29032014 53107Por la tozudez y desidia de los encargados de sus respectivas carreras, el cubano Yuriorkis Gamboa y el puertorriqueño Juan Manuel López no se enfrentaron cuando ambos reinaban en la división pluma y era un reclamo popular el combate entre 2009 y 2011.

Durante esos años, ambos púgiles expresaron su disposición a medirse sobre el cuadrilátero, pero Top Rank, la empresa que manejaba las carreras de los dos púgiles, nunca negoció con absoluta transparencia el pleito, bajo la premisa de que necesitaba más tiempo para buscar un interés superior del público y la televisión.

Fue tan obvia la desfachatez de los directivos de Top Rank, que incluso colocó a Gamboa y López en una misma cartelera el 23 de enero de 2010 en el Madison Square Garden, de Nueva York.

Esa noche, “El Ciclón de Guantánamo” Gamboa retuvo la faja pluma de la Asociación Mundial (AMB) al propinarle nocaut técnico en el segundo asalto al tanzano Roger “El Tigre” Mtagwa, en tanto López también anestesió al zurdo estadounidense Steve Luevano en el séptimo episodio y retuvo el cinturón de la Organización Mundial (OMB).

Gamboa (23-0-0, 16 KOs) mantuvo el cetro durante cuatro defensas exitosas, pero tras imponerse al mexicano Jorge “El Coloradito” Solís por unanimidad el 26 de marzo de 2011 fue despojado de la corona por el comité de la AMB, al no cumplir con “ciertas regulaciones” durante ese combate.

También inexplicablemente, Gamboa había perdido el cinturón de la Federación Internacional (FIB) por no acudir al segundo pesaje el mismo día de su combate contra Solís.

En su argumentación de que Gamboa no cumplía “ciertas regulaciones” la AMB se basó en que no era “campeón unificado”, es decir con dos fajas, requisito imprescindible para ser uno de sus campeones. Un enredo burocrático que pocos entienden, pero sirvió de justificación para destituir al cubano del título que ganó sobre el cuadrilátero.

“Juanma” López (34-3-0, 31 KOs) hizo dos defensas triunfales posterior a doblegar a Luevano. La primera ante Bernabé Concepción por nocaut en el segundo en San Juan, Puerto Rico, y la otra ante Rafael Márquez, con igual dosis de cloroformo en el octavo round, en Las Vegas.

Después el pleito quedó en el limbo, cuando el boricua López perdió inesperadamente el cinturón por nocaut ante el mexicano Orlando “Siri” Salido, el 16 de abril de 2011 y Gamboa se mantuvo fuera de la acción competitiva al mantener una disputa contractual con Arena Box y Top Rank.

En su “comeback”, Gamboa se impuso por unanimidad al filipino Michael Farenas en la división superpluma, el 8 de diciembre de 2012, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Ahora Gamboa y López coincidieron en una entrevista radial simultánea con la sección “Zona ESPN”, de la propia cadena con sede en Miami y los dos ratificaron su deseo de retomar aquel duelo pendiente, pero en las 130 libras.

“Estoy dispuesto, sería algo grandioso”, dijo López desde Puerto Rico, tras enviarle un saludo a Gamboa a quien considera su amigo. “En aquella ocasión se quedó en el aire, pero siempre será un orgullo pelear contigo”.

El invicto púgil cubano, oriundo de la oriental provincia de Guantánamo, también ratificó la intención de efectuar la reyerta cuando los promotores de ambos se pongan de acuerdo en los detalles. Además aclaró que no significaba ningún obstáculo que se efectuara en Puerto Rico.

“Eres uno de los mejores y estoy a la orden”, expresó Gamboa en su exposición ante los micrófonos. “Tener un combate contigo que eres uno de los mejores, sería un placer”.

López consideró que Gamboa es “rápido e inteligente, pero yo no soy tan rápido, pero sí muy fuerte”. Por su parte, el cubano dijo “los dos vamos a usar nuestras habilidades para intercambiar que es lo que más le gusta al público y también a nosotros”.

El puertorriqueño López desmintió que en la actualidad existen conversaciones para enfrentar al mexicano Jorge “El Travieso” Arce, lo que sería un obstáculo momentáneo para el duelo ante Gamboa.

“No hay nada concreto”, afirmó López. “Él (Arce) es un peleador que dice una cosa hoy y otra mañana. Está todo en al aire”.

Con el consentimiento de ambos, Gamboa y López despejaron el camino para verse las caras sobre el ring. Pero en el mundo del boxeo, los púgiles son simples peones que las promotoras mueven a su antojo, teniendo solo en cuenta el interés monetario. Los hilos del espectáculo van mucho más allá que los deseos de los protagonistas.

Ojalá estos dos indiscutibles colosos del ring puedan medir sus virtudes en una fecha cercana. Y esa cuenta quede saldada.

Comenta sobre este articulo