MannyPacquiao 09042014 15d08Ahora como retador, el ex múltiple campeón mundial Manny Pacquiao enfrentará factores adversos en la revancha frente al titular welter Timothy Bradley el 12 de abril en el MGM Grand de Las Vegas.

La mayoría de las variables se inclinan por un triunfo del norteño Bradley, de 30 años, nacido en Cathedral City y residente en Palm Spring, ambas de localidades del estado de California.

“Pacman” Pacquiao, quien ha sido monarca del orbe en ocho ocasiones y seis divisiones diferentes –mosca, supergallo, superpluma, ligero, welter y superwelter- tiene en su contra la edad, el resultado previo, junto al incremento cualitativo de su rival y las apuestas, que se inclinan hacia el norteño.

Todo esos detalles presagian una nueva victoria del invicto Bradley (31-0-0, 12 KOs) sobre el filipino Pacquiao (55-5-2-2, 38 KOs), quien derrotó a Brandon “Bam Bam” Ríos el pasado noviembre, tras par de reveses ante el propio Bradley y el mexicano Juan Manuel “Dinamita” Márquez, ambos en 2012.

Pero Pacquiao a sus 35 años no está sepultado –desde el punto de vista boxístico- y su triunfo depende en gran medida de la motivación y cómo haya encarado el entrenamiento para el choque, bajo la asesoría del experimentado Freddie Roach.

Un Pacquiao en excelentes condiciones físicas y psíquicas no sería el aperitivo que algunos vaticinan para Bradley, sino todo lo contrario, porque el asiático es un zurdo con elevadas virtudes técnico-tácticas y que en su época de esplendor brilló, además, por la rapidez en los desplazamientos, el poder en el golpeo y la excelente defensa.

El revés por nocaut en el sexto asalto ante “Dinamita” Márquez hizo que Pacquiao, elegido en 2010 “Mejor Boxeador de la Década”, descendiera en el listado de las principales figuras del pugilismo actual y que no faltaran los que consideraron que estaba en franco descenso y debía tomar el camino del retiro.

Estimulado interiormente por los fracasos ante Márquez y Bradley –perdón, fue un regalo inmerecido como reconoció un panel de tres jueces posteriormente-, Pacquiao venció a “Bam Bam” Ríos apoyándose en su mayor movilidad y rapidez para desembarcar sus golpes, junto a una envidiable preparación física, que hicieron lucir a Ríos como “un saco de arena”.

Pero nuevamente surgieron voces que subestimaron la actuación de Pacquiao, al señalar que Ríos es un púgil valiente, que siempre va hacia delante, pero ofrece un blanco fácil por una insuficiente movilidad.

Igualmente, se le atribuyó a Pacquiao un estilo precavido, que rehuyó el intercambio incluso cuando Ríos se veía lastimado sin posibilidades reales de conectarle y el nocaut era viable.

Pacquiao lo explicó de la siguiente manera: “La única cosa que aprendí de mi pelea contra Márquez fue la paciencia. Cuando lo tenía tambaleándose me convertí imprudente y fui a acabar con él. Fui descuidado y él aterrizó el golpe perfecto”.

Y añadió: “Eso fue aprender una lección de una manera difícil. Pero yo aprendí. Todavía tengo el instinto asesino. No tengo miedo de usar mi poder e ir por el nocaut. Pero voy a recordar la lección que aprendí de mi última pelea con Márquez. Nocauts necesitan ser algo natural, no se deben forzar. Pero a Freddie le gustan los nocauts y me gusta hacer feliz a Freddie”.

El astro filipino asegura que se mantienen intactos el poder y la velocidad, lo cual quedará demostrado en la revancha ante “La Tormenta del Desierto” Bradley el 12 de abril.

Precisó que en el duelo anterior ganó al menos 10 rounds y ahora tiene la intención de imponerse en los 12 programados, para lo que se ha preparado como nunca.

“Bradley me ha inspirado a exceder mis actuaciones previas”, afirmó Pacquiao. “Y el 12 de abril va a conocer al peleador que detuvo a Oscar De La Hoya, Ricky Hatton, Erik Morales y Marco Antonio Barrera”.

Dos años después del fracaso ante Bradley, el filipino Pacquiao intenta demostrar en la revancha que está listo para recuperar la corona welter de la Organización Mundial (OMB), que le arrebató el estadounidense a través de un injusto fallo.

Sin dudas no le será fácil al Pacman, pues sobre el ring tendrá a un hambriento peleador que ha mejorado ostensiblemente y lució a gran altura ante el mexicano “Dinamita” Márquez.

Pero a pesar de todo el progreso de Bradley, considero que este combate pasa por lo que sea capaz de mostrar Pacquiao. Tan sencillo como que se trata de un “Pacquiao versus Pacquiao”.

Comenta sobre este articulo